El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

Unirse al foro, es rápido y fácil

El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.
El foro Plural
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 47 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 45 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Dorogoi, EL PIRO

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 366 durante el Miér Nov 16, 2022 11:26 pm
Estadísticas
Tenemos 566 miembros registrados
El último usuario registrado es Raquel Parra Calvo

Nuestros miembros han publicado un total de 119026 mensajes en 5807 argumentos.
Usuario del mes

Cargando avatar...
Nivel fama:

Mensajes:

Registrado


Mensaje para el usuario:
Es un orgullo y satisfacción tenerte con nosotros en el Foro Plural, esperamos que sigas disfrutando del foro. Gracias por estar siempre ahí.
Nuevos temas
Los posteadores más activos del mes
Dorogoi
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Regina
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Mar7
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
zampabol
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
EL PIRO
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Bett
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Rocinante
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
CIKITRAKE
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
AmorDeMaria
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Farisha
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 

Los posteadores más activos de la semana
Mar7
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
EL PIRO
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Dorogoi
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 
Rocinante
EL ULTIMO SERVICIO Vote_lcap1EL ULTIMO SERVICIO Voting_bar1EL ULTIMO SERVICIO Vote_rcap1 

Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


EL ULTIMO SERVICIO

Ir abajo

EL ULTIMO SERVICIO Empty EL ULTIMO SERVICIO

Mensaje por Rocinante Mar Dic 19, 2017 8:37 pm

EL ULTIMA SERVICI0

Todo estaba preparado, toda Ia zona acordonada, Ia circulacion
cortada y una brigada de policias nacionales rodeando el edificio, el ruinoso
y desconchado edificio era un bloque de pisos antiguo y destartalado del
tiempo de la inmigracion. Los artificieros que habian acabado su trabajo se
retiraban hablando por los radiotransmisores hacia una parte de Ia plaza
alejada en Ia que se encontraban aparcadas varias furgonetas oficiales.

De una de ellas, por el potente altavoz gris oscuro que sobresalia de Ia
cabina salio la orden metélica que retumbo y altero la quietud del ambiente
hizo eco en la porteria solitaria del inmueble, y se perdio chocando en las
paredes de los bloques de pisos cercanos, El altavoz anunciaba la sentencia,
la eminente demolicion para dentro de treinta minutos. Al oir aquello, el
sargento Palacios de la policia local se puso en movimiento, anduvo varios
pasos con Ia cara seria y grave de las grandes ceremonias y fue llamando
uno por uno a sus cuatro hombres, estos que desde hacia bastante rato
habían estado esperando en silencio con el rabillo del ojo puesto en las
cámaras de la televisión que desde hacia rato los estaban enfocando, se
acercaron en silencio hasta su superior esperando escuchar lo que ya
suponían.
.-Sres. dU0 con vcz firme y autoritaria el sargento, hay que recorrer
una por una todas las viviendas para estar seguro de que no queda
absolutamente nadie dentro del edificio, y si no hubiera ninguna
novedad los quiere aqui abajo para dentro de veinticinco minutos
exactamente!.-
Cuando acabo de hablar y como si no esperasen ninguna otra orden los
agentes lo saludaron y con pasos ligeros se dirigieron hacia la cercana y
agrietada porteria por la que tras levantar la cinta de seguridad
desaparecieron.

Ramiro al entrar se calo en un movimiento instintivo la gorra y miro para
arriba pensando que aquellas fachadas hoy tan desconchadas y sucias en su dia
fueron de las primeras que formaron parte de aquel paisaje, que aquel hoy viejo y
vetusto edificio fue uno de los primeros en edificarse en medio de Ia soledad de los
campos y huertas de entonces, quitándole sitio a las casas de campo y a las
barracas que por alli abundaban y él que de desde siempre se habia pateado una y
mil veces las calles de aquel barrio conocía lo que representaba por aquellos anos
estrenar piso por aquellas calles que nacian a diario

Vivir por alli, tan cerca de Ia gran ciudad que se acercaba a lo lejos Lentamente,
era para todos los que llegaban un orgullo y una conquista, familias enteras
invirtieron en aquellas hoy ruinosas paredes ahorros de toda una vida y el dinero
de tierras malvendidas tan solo para tener un techo digno y un sitio en la ciudad, y
entonces unos llamaron a otros, y estos llamaron a sus familiares, y los demas a su
vez a los conocidos del pueblo y la aldea, y se multiplicaron y se alquilaron
habitaciones con derecho a cocina, y los bloques de pisos y las calles fueron
creciendo aqui y alla llenándolo todo, dejando al campo sin tierra ni arboles
ansiando por unirse definitivamente a la cada vez mas cercana ciudad.

Ramiro que ya sube con desgana los primeros escalones piensa con nostalgia
como él mismo había pertenecido a la oleada de aquellas humildes gentes que
llegaron por aquel tiempo, todos huyendo de las miserias de sus tierras de
nacimiento, y en busca de una vida mejor. Mientras él anda cavilando en sus
pensamientos, sus companeros todos mas jévenes y égiles que él, algunos incluso
recién incorporado al cuerpo, ya recorren égilmente los primeros pisos. Mientras
que él a sus cincuenta y tantos años, mueven trabajosamente su esqueleto y se
desplaza con lentitud. Cuando entra en el primer piso apartando con los pies
restos de muebles y basuras, escucha la potente voz del "Savy" el benjamin del
grupo, atronando en Ia escalera Mientras, el tiempo pasa deprisa, rápidamente, sus compañeros pasean ya por los últimos pisos mientras que él pesadamente salva los escalones a cuestas con su enorme barriga y jadeando por el esfuerzo, el cuerpo le pesa cada vez mas.  Suena, la voz de uno de sus compañeros diciendo.  diciendo a voz grito
.-!"Que cada uno mire el mismo piso en cada rellano de forma que como
cada rellano tiene cuatro pisos, acabaremos antes i ".-
La potente voz del joven retumba resonando como una bomba en las silenciosas
escaleras, hace eco en los descansillos, y se pierde en ia Iejania de los dormitorios.
Comprobando que efectivamente cada descansiilo tiene cuatro puertas y que
todavia Ie quedan siete Iargos y empinados tramos de escaleras por remontar,

Ramiro piensa que si no quiere Ilegar arriba asfixiado tiene que tomérseio con
caima, asi que en éi segundo piso, familiarizado yé con el ambiente se mete
directamente hasta el comedor de Ia primera puerta que encuentra abierta
dejando tras de si el eco de sus pasos, estos y el murmullo de sus companeros
caminando en las alturas es Io unico que altera aquella enorme soledad y silencio.
Recorre sin mucho afan Ramiro las habitaciones sumido en sus pensamientos. Mira
en cada uno de los armarios empotrados, y en los rincones oscuros recibiendo
siempre el olor inconfundible a humanidad rancia, antigua, es un aroma tenue y
permanente que ha quedado flotando en el aire e impreso en las paredes
desnudas de todo calor humano. Cuando siguiendo con su misión entra en ia
vivienda del tercer piso Ia Iuz de Ia calle que entra con fuerzas por las ventanas Io
deslumbra, y tiene que entrecerrar los ojos para pasear Ia mirada por las
habitaciones. Todos los aposentos son iguales, como hijos gemelos de unos
mismos padres, todos los comedores y todas las habitaciones, tienen las mismas
dimensiones, mientras que por el suelo sigue viendo Ia misma basura de siempre,
restos de muebies, y grandes papeles que se Iian en sus zapatos y crujen cuando
los pisa. Sexto piso ahora si que jadea ruidosamente y suda a chorros,
ni siquiera ha pasado del pasillo de Ia entrada para que, piensa, quien se iba a
quedar alli, seguramente los antiguos inquilinos ni siguieran se acordaran ya de
aquel lugar, ahora, seguramente estarian disfrutando de una nueva vivienda més
moderna y confortable que aquel cuchitril.
Alli solo quedaban paredes desnudas oliendo a humedad y a abandono,
habitaciones pequenisimas e insalubres, miseria en fin que todo el mundo queria
olvidar. En el rellano del séptimo piso se detiene para tomar aliento, y cuando sin
pensar se asoma por la barandilla puede
ver que abajo, en el rectángulo de Iuz que entra por el portal esta todo el mundo esperando a que bajen . EI tiempo mientras pasa fugazmente y plensa que hay que aligerar, y cuanclo se
dlspone a empezar a subir los escalones del octavo y ultlmo piso casl se tropleza
con los demas que en tropel bajaban de su recorrldo. Estos al verlo rojo por el
esfuerzo, y resoplando como un rinoceronte herldo, se pararon unos segundos y se
quedaron mirandole en silencio hasta que el “xavl" el benjamin del grupo siempre
con su permanente ironia y haciéndose el gracloso le dljo
sonriendo y casl resultando.
.-! Animo viejo. que ya te queda poco i.-
Y seguidamente empezó a bajar por las escalera saltando los escalones de dos en
dos seguldo por los demas que continuaron la bajada no sin antes advertirle a
Ramlro de que ya quedaba muy pocos mlnutos para la demollclon.
Era el tiempo suficiente para bajar los ocho pisos, la altura que le separaban del
suelo, esto pensaba Ramiro cuando casi corriendo entraba en la ultima vivienda
que le faltaba por inspeccionar. El piso como todos los que habian aparecido ante
su vista estaba tan desolado, vacio y triste como los anteriores, asl que para ganar
tiempo paso directamente al dormitorio principal, y seguidamente ya en dirección
hacia Ia salida paso ligero por las alcobas pequeñas sin interés ,y con ganas de
emprender la bajada, pero cuando se disponía a salir al rellano, algo extrado que
acababa de ver, o creyo ver, le hizo detenerse y volver de nuevo sobre sus pasos
hacia dentro. Rápidamente se dirigió hacia el ultimo dormitorio que había visitado
y fijando la vista en la pared, enfrente de donde estaba, en un rincon oscuro junto
a los restos de un armario y casi tapado por unos amasijos de trapos y ropas
aparecía una forma humana, una figura que en la semioscuridad de aquel cuarto
que no-tenia ventanas y cuya (mica iluminación venia de la puerta de la entrada
parecía irreal, se acerco con precaución, y cuando termino por apartar los trapos
que casi lo tapaban vio que alli mismo frente a sus narices parecia agonizar el
el cuerpo de un anciano muy enfermo.
Ramiro, sobreponiéndose a la sorpresa del principio, balbuceando y
atropelladamente acerto a interrogar a aquel cuerpo de rostro cadavérico y
moribundo, dudando si todavia tenia vida,pues sus ojos sorprendentemente
abiertos parecían mirarlo desde el otro mundo pero con una fijeza extrada que
parecía salir desde lo mas profundo de aquel cuerpo y que a Ramiro se le imagino
emanaban una profunda maldad.
-! Pero que hace Ud. aquii. -
Acerto a decir el agente.
.-! Hay que salir de aqui -
.-! esta va a expIotar“-
Faltaban escasamente cuatro minutos para la detonación, para que Ia carga
de dinamita borrara de Ia vertical del suelo y del paisaje del barrio aquella mole de
cemento agrietada.
.-Venga, vamos, bajaremos, Ievantase, Ie ayudaré I .-
Seguidamente, con un nerviosismo y una ansledad que Ramlro no podia controlar,
a manotazos, con desesperaclon el agente empezé a apartar los harapos y Ia
basura que le cubrian pareclendo que todo aquello formaba parte del cuerpo
porque un olor fuerte pestllente y nauseabundo le dlo de lleno en la cara y empezó
a llenar la habitaclén, haclendo que el agente tuvlera que apartar la cara con asco,
todas aquellas ropas y trapos parecían formar parte de aquel cuerpo, todas
estaban podridas y grises como la plel del anclano de cuya cara lnanlmada salio
una voz profunda y ronca como venlda de muy lejos que dljo.
.-! Para que i. -- I para que I.-
la voz que parecía venlr desde muy hondo, como del fondo de un abismo no
provenia de aquella cara cadavérica apenas cublerta con una fina capa de plel
arrugada y oscura:

Ramlro mlentras, preso de un ataque de nervios vendo que la vida se le iba en
aquellos cruclales mlnutos, sudando, sintiendo en el cuerpo y en el alma los
plnchazos de los segundos que pasaban, coglé las dos manos del morlbundo
 grltando.
.-! pero como ha Ilegado hasta aqui I.-
.-! Es una locura quedarse, venga, vamos, bajaremos rápidamente I.-
Ramlro desesperado, se agarro a aquellas garras de finos y helados huesos que se
pegaron a sus manos con una desesperaclon desconocida para arrastrarlo, para
intentar despegarlo de donde parecía estar clavado, pero era lmposlble que aquel
cuerpo tan delgado y esquelético pesara tanto. entonces haciendo esfuerzos
extraordinarios, intentaba llovarselo de alli déndose cuenta que aquellas garras de
hlelo que sé habían soldado a las suyas, no aflojaban su preslén

El tiempo, inexorablemente, implacablemente, arrastraba los escasos minutos
que faltaban, mientras el extrano y misterioso rostro cadavérico seguía con su
extrana mirada perdida en él vacio hasta que en un segundo pareció moverse
ligeramente, y como saliendo de un lejano y profundo letargo de siglos, como
volviendo de su mundo, entreabrió los ojos, y en una voz de ultratumba que
parecia surgir desde lo mas profundo de la tierra, y que dejo al aterrado Ramiro
clavado en el suelo dijo roncamente.
.-! Tenia que v0Iver! :-
.-! Tenia que volver I.-
.-! tenia que vclver I.-
era una cantinela macabra que sé fue apagando en la distancia de donde parecia
provenir, y que dejo a Ramiro sobrecogido por el horror, y la desesperación
comprendiendo entonces que algo maligno y misterioso le estaba pasando, que se
encontraba apresado y retenido por un ser satánico venido del mas alla para
cumplir vete a saber que venganza.
Comprendiendo que todo estaba perdido, quiso en un fuerte manotazo
desprenderse de aquellas garras de hierro pero no pudo, entonces grité, pataleo
blasfemo dio patadas a aquel pestilente montón de trapos, pero era imposible con
desesperación sentia que el tiempo, su tiempo llegaba a su fin, pero no acabo
aquel pensamiento, de pronto todo reventó y se deshizo a su acreedor, sintió que
una nube de fuego y polvo lo lanzaba hacia todas partes, pero segundos antes de
perderse en la nada de la muerte le pareció que desde muy lejos, desde el confín
de los espacios sobrenaturales, le llegaba una risita maligna y diabólica una risa
ue emanaba una terrible e inmensa maldad
FIN
Badalona 10 de Mayo de 19xx

Rocinante derechos reservados en el colegio de autores de mi localidad
Rocinante
Rocinante
Magna Cum Laude
Magna Cum Laude

EL ULTIMO SERVICIO Gree11


Mensajes : 7260
Fecha de inscripción : 15/05/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.