El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

EL CHORIZO D EAJOS TUVO LA CULPA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL CHORIZO D EAJOS TUVO LA CULPA

Mensaje por barakarlofi el Mar Jul 11, 2017 11:28 am

EL CHORIZO DE AJOS TUVO LA CULPA
 
El chorizo de ajos tuvo la culpa

El otro dia lo vi. Ahora vive bajo los coches desde que lo expulsaron de la fabrica. El Uño es un gato silvestre, salvaje, inculto, y siempre hambriento, así que después de darle un poco de mi bocadillo que trago con frucción, recordé lo bien que vivía con la manada de gatos en el pasado, y el porqué se ve ahora en esta situación de estar viviendo en la calle, y de la caridad de los demás.

El Uño hijo de la Uña, tal era su nombre desde que lo bautizamos en aquella vieja nave llena de cajas de cartón, y por el que realizamos una alegre fiesta que hasta incluso repartimos peladillas por aquel bautizo gatuno. Este siempre vagaban por la soledad de las grandes construcciones, almacenes estas casi siempre vacias. Y el Uño era feliz, tenía compañeros, un montón de hembras a su disposición, mucho tiempo para tenderse al Sol, y comida abundante que les llegaba de las sobras del comedor.
Los gatos nacían allí entre las maquinas, y allí se quedaban sin que nadie recabara en ellos, solo cuando se afilaban las uñas que estropeaban alguna tela o tapicería, se les ahuyentaban, pero al poco volvían.

El Uño era el más valiente de todos, pues en todas las peleas para disputarse a las hembras siempre salía vencedor. Era grande, rechoncho, tenia manchas pardas en el lomo de fondo blanco, y unos buenos colmillos. Se le repestaba en la manada, y parecía que mandaba en los demás. hasta que un dia que me trajeron de no se donde un rollizo y colorado chorizo de ajos, que nadie en la casa quería, no solo comer, si no olerlo, me lo lleve a los gatos, sabiendo que estos no le harían ascos, y se lo comerían. Pero me equivoque, cuando haciendo rodajas a aquel manguito de carne que tiraba para atras por su fuerte olor a ajos, y se los puse en un papel en el suelo, todos los gatos acudieron al unísono, pero al llegar, todos retorcieron hocico, y se echaron para atrás, sin tan siquiera saborear el aroma. Pero a esto que llego el Uño, elegante al andar, orondo, bigotudo y con porte señorial, y cuando llego, olió miro al publico, sus compañeros, y empezó a comerse aquello hasta que solo dejo el papel lleno de rojo pimentón, y le morrillo pintado de rojo

Los demás al ver esto se retiraron de allí, y el Uño acabando de tragar, se fue a hacer la digestión tumbándose al Sol en su sitio de costumbre. Pasaron las horas, se reincorporo, y tranquilamente se acerco a la gatada, y estando en el centro de ella, discutiendo sobre algo que les pasaba, de pronto le vino un eructo con tanta fuerza, que al expulsar el aire, lleno de tropezones de chorizo, y de peste pestilente y nauseabunda ajera, a todos los compañeros. Estos que de pronto se quedaron atontados por lo que le había caído encima, y por el pestazo a ajos, manchados de rojo, se liaron a zarpazos y mordiscos con el Uño, que a trompicones, patadas y manotazos de uñas, lo sacaron a la calle, echándole sin contemplaciones de allí.

Desde entonces, y creo que por mi culpa, ya no puede volver a la fábrica, y hoy cuando se le da de comer algo de embutidos, sale corriendo como alma que persigue el diablo.

Saludos
avatar
barakarlofi
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 619
Fecha de inscripción : 15/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.