El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

Pejeleaks

Ir abajo

Pejeleaks

Mensaje por Farisha el Lun Jun 04, 2018 4:14 am

Este tema va sobre notas e investigaciones periodísticas publicadas en el portal Pejelaks, que presentan información verificada y con base documental, que desenmascara las mentiras e incongruencias del candidato presidencial mexicano conocido como el peje.

Esta nota es sobre un ex etarra, que tiene vínculos con los líderes de la revolución bolivariana, involucrado en la política mexicana a través del partido político MORENA.

PejeLeaks documentó la historia de Katu Arkonada (bien conocida en Europa, pues estuvo preso en España por sus vínculos con ETA) y conversó con militantes de MORENA (el partido político fundado por AMLO, que arropa a los ex priístas de la mafia del poder a la que dice combatir) inconformes con que un ex militante del terrorismo etarra se involucre en su partido.

"Que nadie se deje engañar. Yo no conozco a Nicolás Maduro, no conocí al finado Chávez, no tengo ninguna relación con los políticos de Venezuela”, dijo Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial de MORENA, en un video filmado en enero de este año. López Obrador tuvo que hacer estas declaraciones porque durante años, miles de mexicanos han manifestado su temor de que convierta a México en lo que actualmente es Venezuela, un país en caos, económicamente colapsado y con un gobierno autoritario.

López Obrador es un político astuto. Nunca se ha reunido públicamente con los líderes de la “revolución bolivariana”, por lo que nadie lo puede acusar de tener un vínculo directo con Venezuela. Sin embargo, su partido y su movimiento sí han tenido -y siguen teniendo- contacto con agentes de Nicolás Maduro que al menos desde 2015 han tejido redes de apoyo entre MORENA y Venezuela.

Uno de esos agentes tiene nombre y apellido. Es Katu Arkonada, un hombre de origen vasco que fue colaborador de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y asesor de altos funcionarios del gobierno de Evo Morales en Bolivia. Actualmente, Arkonada es miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), un órgano de propaganda venezolano fundado por Hugo Chávez, y trabaja en México en la campaña de López Obrador y de Citlalli Hernández, candidata de MORENA al Senado de la República. Katu Arkonada no es un simpatizante común y corriente. Es, como él mismo se ha definido, un “militante internacionalista”. No está en México como turista, sino que tiene una misión: ayudar a que Andrés Manuel López Obrador gane para que este, a su vez, ayude a Nicolás Maduro a consolidar su régimen. Es un caballo de Troya del gobierno venezolano. Durante años, Arkonada se ha dedicado a forjar alianzas ente MORENA y la “revolución bolivariana” de Maduro, llegando incluso a colaborar con poderosas líderes del lopezobradorismo, como Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky, quien ha recompensado estos esfuerzos declarándose abiertamente partidaria del gobierno venezolano.

Share on Facebook  Tweet  Send email
“Que nadie se deje engañar. Yo no conozco a Nicolás Maduro, no conocí al finado Chávez, no tengo ninguna relación con los políticos de Venezuela”, dijo Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial de MORENA, en un video filmado en enero de este año. López Obrador tuvo que hacer estas declaraciones porque durante años, miles de mexicanos han manifestado su temor de que convierta a México en lo que actualmente es Venezuela, un país en caos, económicamente colapsado y con un gobierno autoritario.

López Obrador es un político astuto. Nunca se ha reunido públicamente con los líderes de la “revolución bolivariana”, por lo que nadie lo puede acusar de tener un vínculo directo con Venezuela. Sin embargo, su partido y su movimiento sí han tenido -y siguen teniendo- contacto con agentes de Nicolás Maduro que al menos desde 2015 han tejido redes de apoyo entre MORENA y Venezuela.

Uno de esos agentes tiene nombre y apellido. Es Katu Arkonada, un hombre de origen vasco que fue colaborador de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y asesor de altos funcionarios del gobierno de Evo Morales en Bolivia. Actualmente, Arkonada es miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), un órgano de propaganda venezolano fundado por Hugo Chávez, y trabaja en México en la campaña de López Obrador y de Citlalli Hernández, candidata de MORENA al Senado de la República. Katu Arkonada no es un simpatizante común y corriente. Es, como él mismo se ha definido, un “militante internacionalista”. No está en México como turista, sino que tiene una misión: ayudar a que Andrés Manuel López Obrador gane para que este, a su vez, ayude a Nicolás Maduro a consolidar su régimen. Es un caballo de Troya del gobierno venezolano. Durante años, Arkonada se ha dedicado a forjar alianzas ente MORENA y la “revolución bolivariana” de Maduro, llegando incluso a colaborar con poderosas líderes del lopezobradorismo, como Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky, quien ha recompensado estos esfuerzos declarándose abiertamente partidaria del gobierno venezolano.





PekeLeaks documentó la historia de Katu Arkonada (bien conocida en Europa, pues estuvo preso en España por sus vínculos con ETA) y conversó con militantes de MORENA inconformes con que un ex militante del terrorismo etarra se involucre en su partido. El relato de este singular personaje se ofrece a continuación.


Emisario del terrorismo
El 22 de enero de 2018, Katu Arkonada publicó en el sitio electrónico de TeleSur (red de noticias afín al régimen venezolano) un artículo titulado “2018, el año de las izquierdas posibles en América Latina”. En él expone su visión de la situación actual de la región. De acuerdo con sus propias palabras, en 1998 “el Comandante Chávez” inició una “revolución” continental, un ciclo de gobiernos de izquierda en toda América Latina. Para frenarla y restaurar su dominio, la derecha desató una “contraofensiva conservadora” que, según Arkonada, ya se ha cobrado varias víctimas: Mel Zelaya en Honduras, Fernando Lugo en Paraguay, Cristina Fernández en Argentina, y Dilma Rousseff y Lula da Silva en Brasil.

Cuba, Bolivia y Venezuela han resistido las embestidas de la derecha y del “imperialismo”, pero están asediados. En otras palabras, la izquierda y el progresismo viven una situación crítica. Necesitan que alguien los ayude a salir a flote. Y ese alguien es Andrés Manuel López Obrador.

“Por su localización geopolítica, [México], nunca gobernado por la izquierda, es la elección más importante de 2018 para Nuestra América”, afirma Katu Arkonada. “Un gobierno de López Obrador [que] redistribuya la riqueza mejorando las condiciones de los sectores populares, y recupere la soberanía en política exterior, sería un importantísimo avance para toda América Latina y el Caribe”, concluye.

Consecuente con esta opinión, Katu Arkonada viajó a México y se enroló en MORENA. Hoy es parte de la campaña de Andrés Manuel López Obrador y de la de Minerva Citlalli Hernández Mora, candidata de MORENA al Senado de la República. Pero no es la primera vez que Arkonada hace algo parecido.

Katu Arkonada nació en abril de 1978 en Vizcaya, País Vasco, bajo el nombre de Israel Arconada Gómez. Aunque su país de origen es España, sería inexacto llamarlo español, pues desde muy joven se unió a los grupos independentistas y separatistas del País Vasco. En esta comunidad autónoma, también conocida como Euskadi, existe desde hace casi 70 años un movimiento nacionalista que aspira a crear un Estado vasco independiente, lo que implica separarse de España y Francia (los vascos también se asientan en el suroeste de Francia).

Si bien el movimiento se ha manifestado a través de varias organizaciones, la que más poder e influencia ha acumulado es Euskadi Ta Askatasuna, ETA, que en español significa País Vasco y Libertad. ETA nació a mediados del siglo XX como una organización revolucionaria que quería crear un Estado vasco socialista. Sin embargo, ETA se radicalizó hasta convertirse en un grupo de criminales que recurrían al asesinato, el secuestro y los atentados para alcanzar sus metas, aniquilando a cientos de españoles inocentes. En 2002, Estados Unidos incluyó a ETA en su lista de organizaciones terroristas, y la Unión Europea lo hizo en 2003. Amnistía Internacional también condenó a ETA y calificó sus acciones como criminales y violatorias de los derechos humanos.

Katu Arkonada colaboró con esta organización, aunque de una manera muy peculiar, lo que da algunas pistas sobre su actual trabajo con López Obrador. Como muchos otros grupos rebeldes del siglo XX, los independentistas vascos tenían un “brazo armado” clandestino y un “brazo político” legal. El brazo armado era ETA, el cual se encargaba de las acciones militares y operaba en las sombras; por su parte, el brazo legal estaba compuesto por una gran cantidad de organizaciones “civiles” que promovían públicamente el independentismo vasco. Esta estrategia era muy eficaz. Aunque se sabía que las organizaciones civiles eran controladas por ETA, el gobierno español no podía desmantelarlas porque en teoría solo hacían labor política, no militar.

Katu Arkonada fue miembro de Askapena, una de las organizaciones del brazo político de ETA. La misión de Askapena era crear vínculos entre ETA y partidos y movimientos de izquierda en otros países a través de eventos “inofensivos” como seminarios, congresos y conferencias. El objetivo final era que otros países apoyaran la independencia del País Vasco y que, en caso de que los líderes de ETA tuvieran que huir de España, hubiera naciones dispuestas a recibirlos. Así lo informó el magistrado español Pablo Ruz, quien en 2003 dictó una orden de procesamiento contra líderes de Askapena por haber promovido la causa separatista de ETA. La prensa española señaló a Katu Arkonada, el hoy entusiasta seguidor de López Obrador, como una de las cabezas de Askapena. Ese mismo año, Askapena y otras organizaciones fueron prohibidas por su relación con el terrorismo etarra.

Los signos del radicalismo de ETA son notorios en la vida de Katu Arkonada. El primero de ellos es el nombre. Como se dijo anteriormente, el verdadero nombre de este personaje es Israel Anconada Gómez, pero entre los militantes revolucionarios es común cambiarse la identidad -a veces para proteger a familiares y amigos- y adoptar una de batalla. Además, como se verá más adelante, Arkonada se ha cambiado el nombre más de una vez y se desconoce cuál sea el nombre con el que legalmente vive en México.

El segundo signo es el internacionalismo revolucionario. En una entrevista disponible en YouTube, Katu Arkonada se declara a sí mismo un “militante internacionalista”. Esto quiere decir que Arkonada, como Lenin, líder de la Unión Soviética y uno de los principales pensadores comunistas, cree que la revolución socialista debe ser internacional, pues si se hace en un solo país el capitalismo de otras naciones terminará atacándola y derrotándola. Por esta razón, los revolucionarios internacionalistas viajan por todo el mundo y apoyan la causa revolucionaria en cualquier país que lo necesite. Su patria no es un país en específico, sino el “proletariado”. Así lo manifiesta Arkonada en la entrevista mencionada, donde afirma que alguien como él debe “acompañar a otros pueblos en su emancipación política y económica”, aprender de “otros procesos” y “recabar solidaridad” para la “lucha” del movimiento independentista vasco.

En 2012, Katu Arkonada concedió una entrevista a la revista mexicana Contralínea. En ella confirmó que las autoridades lo detuvieron por pertenecer a Askapena y acusó al gobierno español de haberlo torturado por sus actividades políticas. Sin embargo, en ningún momento negó haber colaborado con ETA.

ETA ya no existe -fue disuelta este año e incluso pidió disculpas por sus crímenes-, pero el movimiento para separar al País Vasco de España y Francia continúa. Del mismo modo, el internacionalismo de Katu Arkonada sigue en pie. ¿Estará buscando apoyo para los separatistas vascos entre los militantes de MORENA?

Un vasco en Bolivia
Las experiencias latinoamericanas de Katu Arkonada comenzaron en 1997, cuando, apenas con 19 años, viajó a Cuba para asistir al XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Aunque por entonces la isla vivía épocas de pobreza generalizada (la Unión Soviética, principal patrocinadora de Cuba, se había desplomado) y era gobernada dictatorialmente por Fidel Castro desde 1959, a Katu Arkonada le pareció que los cubanos eran “un pueblo en lucha”, “un pueblo con una dignidad tremenda”.

Luego, en 2003, el año en que Askapena fue proscrita por las autoridades españolas, Arkonada viajó a Venezuela para trabajar con la Coordinadora Simón Bolívar, una importante organización que promueve la “revolución bolivariana” de Hugo Chávez en los barrios populares venezolanos. Fue ahí donde el internacionalista de ETA se convirtió al chavismo, pues quedó impresionado por la euforia que desató el regreso de Chávez al poder luego del intento de golpe de Estado de 2002.

Arkonada se convenció de que “el Sur”, América Latina y el Caribe, era terreno fértil para la revolución, por lo que en los años que siguieron a su visita a Venezuela, participó activamente en el Foro Social Mundial, un encuentro anual que reúne a grupos y presidentes de izquierda de todo el mundo con el fin de construir una “globalización diferente” (Hugo Chávez participó en la edición de 2005). Arkonada asistía como delegado de “Euskal Herria”, una de las denominaciones que recibe el independentismo vasco ligado a ETA, pero es probable que, más que ganar adeptos para los terroristas vascos, Katu Arkonada estuviera ahí para hacer amistades entre líderes latinoamericanos de izquierda. Tras coordinar la edición 2009 del Foro, Arkonada se unió a la campaña presidencial y posteriormente al gobierno de Evo Morales.

En Bolivia, Arkonada fue primero uno de los promotores de la campaña de Evo Morales (como actualmente lo es de la de Andrés Manuel López Obrador), quien, respaldado por el Movimiento al Socialismo, logró reelegirse como presidente en 2009. Después de esto, Arkonada se volvió un personaje influyente.

Así, el internacionalista vasco cabildeó el nombramiento del viceministro de Planificación Estratégica del Estado con miras a la promulgación de una nueva Constitución, la cual fue aprobada por medio de referéndum en 2009. Luego, trabajó en el Ministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, y fue asesor de la Unidad Jurídica Especializada en Desarrollo Constitucional y del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde participó oficialmente en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea, la Cumbre de los Pueblos y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, Brasil. Hasta mayo de 2017, Katu Arkonada, quien ya contaba con la nacionalidad boliviana, figuraba oficialmente como jefe de gabinete de la ministra de Comunicación de Bolivia, Gisela López, encargada de la propaganda del gobierno de Evo Morales.

Es interesante notar que, en el desempeño de estos cargos, Katu Arkonada utilizó diferentes nombres, según consta en documentos oficiales de la Contraloría General y del Ministerio de Comunicación de Bolivia. No utilizó desde luego su identidad de batalla, sino los nombres Israel Katu Arkonada Gómez e Israel Arconada Gómez. Como se dijo anteriormente, estos cambios de nombre, por ligeros que sean, son habituales entre los militantes que han pertenecido a grupos clandestinos. Tal vez la identidad con la que Arkonada se encuentra legalmente en México sea diferente.

Durante sus ochos años en el gobierno boliviano, Arkonada fue testigo y partícipe de la transición de Evo Morales hacia el autoritarismo. En un principio, Morales fue visto con entusiasmo por ser un líder indígena al mando de un país con una enorme población indígena, pero con el paso del tiempo su adicción al poder se hizo evidente. Morales acumula ya 12 años como presidente, sus reelecciones han sido constantes, y aunque la sociedad boliviana se ha opuesto de manera contundente a una nueva reelección, Morales sigue buscando todos los medios para perpetuarse en el cargo. Cuando los periodistas lo interrogan, responde como responden todos los dictadores: él quiere seguir siendo presidente porque el “pueblo” se lo demanda, porque solo él puede garantizar la estabilidad económica y política de Bolivia.

Parece que Arkonada es afín a los liderazgos autoritarios. Primero ETA, cuyos líderes recurrían al terrorismo para obligar a todos a aceptar su ideología; luego Evo Morales, quien quiere ser indefinidamente el presidente de Bolivia, y Hugo Chávez, quien emprendió una agresiva persecución contra sus opositores. Actualmente, Arkonada venera a Nicolás Maduro, la expresión máxima del autoritarismo chavista, y a Andrés Manuel López Obrador, quien ha dado varias muestras de autoritarismo y de poca tolerancia hacia quienes se le oponen. Tal vez para Arkonada, el fin justifique los medios.


Al igual que cientos de activistas de izquierda, Katu Arkonada está convencido de que el mundo es una batalla entre los buenos de la izquierda y los malos de la derecha. En esa estrecha visión de las cosas, Cuba y Venezuela son países heroicos. Los hechos demuestran que sus líderes son autoritarios y que sus ciudadanos viven en condiciones flagrantes de atraso, pero la palabrería izquierdista de personajes como Fidel Castro y Hugo Chávez basta para seducir a activistas como Arkonada.

Sin embargo, incluso en este campo el militante vasco se distingue del resto. No se contenta con escribir panfletos incendiarios e ir a alguna que otra marcha. Él se involucra personalmente con quienes admira para ayudarlos a consolidar su “revolución”.

La relación de Katu Arkonada con los regímenes de Cuba y Venezuela es real. La editorial cubana Caminos, que como toda editorial cubana está controlada por el régimen castrista, le publicó en 2016 el libro Desde arriba, desde abajo, el cual Arkonada dedica sin tapujos a los “comandantes” Castro y Chávez, “arquitectos del cambio de época en Nuestra América”. Es mismo libro fue reproducido en 2017 por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación de Venezuela, institución que es parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Además, Katu Arkonada ha trabajado para Cubadebate, un órgano de propaganda del gobierno de Miguel Díaz-Canel (quien recientemente sucedió a Raúl Castro), y para TeleSUR, un canal de televisión regional que transmite noticias sobre América Latina, pero que desde hace muchos años está controlado por el gobierno venezolano. En ambos medios, Arkonada ha publicado artículos que promueven la visión del chavismo y el castrismo como las mejores alternativas en América Latina.

Con estos vínculos políticos y profesionales, es normal que Katu Arkonada se declare “vasco de identidad, boliviano de nacionalidad, venezolano y chavista de corazón”. Con Venezuela es sin duda con quien más se identifica. Además de haber apoyado en 2003 a las milicias chavistas y de colaborar constantemente con TeleSur, Arkonada es un miembro destacado de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), una organización que, en teoría, es un foro para que los intelectuales de izquierda debatan y se articulen en apoyo a movimientos populares, pero que en los hechos es un órgano de apoyo y propaganda de Nicolás Maduro, como puede comprobarse con solo navegar su página de internet.

En la REDH, cuya sede está en Venezuela y entre cuyos miembros fundadores estuvieron Hugo Chávez y Evo Morales, no hay nada parecido a la discusión y el debate. Los intelectuales que la integran escriben artículos que justifican lo que creen que es la izquierda y graban mensajes de apoyo a Maduro. Las redes sociales de la REDH no hacen otra cosa que promover el voto por Nicolás Maduro o por cualquier representante del chavismo. Desde 2015, cuando aún trabajaba para el gobierno de Evo Morales, Katu Arkonada ha representado a la REDH a nivel internacional y ha sido parte de la secretaría ejecutiva de la organización.

La REDH usa una estrategia similar a la de ETA para posicionarse a nivel internacional. A través de conferencias y seminarios en diferentes países de América Latina, y de participación en foros regionales, la REDH esparce la propaganda chavista y crea redes de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro. Este es precisamente el punto de encuentro entre Katu Arkonada, el “venezolano y chavista de corazón”, y la quinta columna de Nicolás Maduro en MORENA.

Como puede comprobarse en sus redes sociales, Katu Arkonada es un activo colaborador de MORENA desde 2015. Ese año, Arkonada participó en la Escuela Nacional de Formación Política de las Juventudes de MORENA y en foros de discusión en los que defendía al partido fundado por Andrés Manuel López Obrador. Esto significa que, mientras era asesor de alto nivel del gobierno de Evo Morales, y codirigía un órgano internacional de propaganda del gobierno de Nicolás Maduro, Arkonada también viajaba a México y trabajaba para fortalecer el partido de López Obrador, lo que equivale a decir, siguiendo su lógica de “militante internacionalista”, que respaldaba a MORENA para que, en caso de ganar, este partido respaldara a Nicolás Maduro y Evo Morales.

Katu Arkonada cumple con el perfil. Aprendió de los terroristas de ETA la manera de promover internacionalmente el radicalismo disfrazado de un inofensivo intelectual, y con Evo Morales aprendió a tejer alianzas entre el chavismo y movimientos sociales de otros países. De manera parecida a la novela de Graham Green, Nuestro hombre en La Habana, Nicolás Maduro puede decir de Katu Arkonada que es “su hombre en México”, su caballo de Troya infiltrado en MORENA. Pero ese hombre no lograría nada si no contara con una quinta columna dentro del partido de López Obrador. Esa quinta columna -un grupo que mantiene simpatías con el bando enemigo- son Citlalli Hernández, Héctor Díaz-Polanco y sobre todo Yeidckol Polevnsky. López Obrador podría intentar deslindarse de las palabras y los hechos de candidatos de MORENA en algún municipio remoto, pero no de los dichos y hechos de su principal colaboradora, Yeidckol Polevnsky, quien comparte los sueños de Héctor Díaz-Polanco: “Digámoslo directo, la integración de México en la Revolución Bolivariana. Eso haría una gran diferencia con la situación que tenemos ahora, necesitamos ampliar la Revolución”.

El artículo 33 de la Constitución mexicana prohíbe que los extranjeros hagan proselitismo en México, y sin embargo Katu Arkonada lleva años operando para MORENA y para Venezuela. Pero gracias a estos tiempos, en los que incluso lo más evidente es calificado de “guerra sucia”, Arkonada seguirá preparando el camino para expandir en México la “revolución bolivariana” de Hugo Chávez y Nicolás Maduro bajo el manto protector del puntero de todas las encuestas, Andrés Manuel López Obrador.

Sad Sad Sad
avatar
Farisha
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 1145
Fecha de inscripción : 03/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por rubmir el Lun Jun 04, 2018 4:24 am

Creo que ya es inevitable que AMLO se quede con todo: Federación, capital, Ejército, legislaturas...

Lo que hay que hacer es irle pidiendo cuentas. Yo creo que para diciembre de 2019 debe haber controlado a los cárteles del narco, o dimitir.

Hay que ir corriendo la voz en redes sociales.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3499
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por zampabol el Lun Jun 04, 2018 11:22 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Este tema va sobre notas e investigaciones periodísticas publicadas en el portal Pejelaks, que presentan información verificada y con base documental, que desenmascara las mentiras e incongruencias del candidato presidencial mexicano conocido como el peje.

Esta nota es sobre un  ex etarra, que tiene vínculos con los líderes de la revolución bolivariana, involucrado en la política mexicana a través del partido político MORENA.

PejeLeaks documentó la historia de Katu Arkonada (bien conocida en Europa, pues estuvo preso en España por sus vínculos con ETA) y conversó con militantes de MORENA (el partido político fundado por AMLO, que arropa a los ex priístas de la mafia del poder a la que dice combatir) inconformes con que un ex militante del terrorismo etarra se involucre en su partido.

"Que nadie se deje engañar. Yo no conozco a Nicolás Maduro, no conocí al finado Chávez, no tengo ninguna relación con los políticos de Venezuela”, dijo Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial de MORENA, en un video filmado en enero de este año. López Obrador tuvo que hacer estas declaraciones porque durante años, miles de mexicanos han manifestado su temor de que convierta a México en lo que actualmente es Venezuela, un país en caos, económicamente colapsado y con un gobierno autoritario.

López Obrador es un político astuto. Nunca se ha reunido públicamente con los líderes de la “revolución bolivariana”, por lo que nadie lo puede acusar de tener un vínculo directo con Venezuela. Sin embargo, su partido y su movimiento sí han tenido -y siguen teniendo- contacto con agentes de Nicolás Maduro que al menos desde 2015 han tejido redes de apoyo entre MORENA y Venezuela.

Uno de esos agentes tiene nombre y apellido. Es Katu Arkonada, un hombre de origen vasco que fue colaborador de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y asesor de altos funcionarios del gobierno de Evo Morales en Bolivia. Actualmente, Arkonada es miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), un órgano de propaganda venezolano fundado por Hugo Chávez, y trabaja en México en la campaña de López Obrador y de Citlalli Hernández, candidata de MORENA al Senado de la República. Katu Arkonada no es un simpatizante común y corriente. Es, como él mismo se ha definido, un “militante internacionalista”. No está en México como turista, sino que tiene una misión: ayudar a que Andrés Manuel López Obrador gane para que este, a su vez, ayude a Nicolás Maduro a consolidar su régimen. Es un caballo de Troya del gobierno venezolano. Durante años, Arkonada se ha dedicado a forjar alianzas ente MORENA y la “revolución bolivariana” de Maduro, llegando incluso a colaborar con poderosas líderes del lopezobradorismo, como Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky, quien ha recompensado estos esfuerzos declarándose abiertamente partidaria del gobierno venezolano.

Share on Facebook  Tweet  Send email
“Que nadie se deje engañar. Yo no conozco a Nicolás Maduro, no conocí al finado Chávez, no tengo ninguna relación con los políticos de Venezuela”, dijo Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial de MORENA, en un video filmado en enero de este año. López Obrador tuvo que hacer estas declaraciones porque durante años, miles de mexicanos han manifestado su temor de que convierta a México en lo que actualmente es Venezuela, un país en caos, económicamente colapsado y con un gobierno autoritario.

López Obrador es un político astuto. Nunca se ha reunido públicamente con los líderes de la “revolución bolivariana”, por lo que nadie lo puede acusar de tener un vínculo directo con Venezuela. Sin embargo, su partido y su movimiento sí han tenido -y siguen teniendo- contacto con agentes de Nicolás Maduro que al menos desde 2015 han tejido redes de apoyo entre MORENA y Venezuela.

Uno de esos agentes tiene nombre y apellido. Es Katu Arkonada, un hombre de origen vasco que fue colaborador de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y asesor de altos funcionarios del gobierno de Evo Morales en Bolivia. Actualmente, Arkonada es miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), un órgano de propaganda venezolano fundado por Hugo Chávez, y trabaja en México en la campaña de López Obrador y de Citlalli Hernández, candidata de MORENA al Senado de la República. Katu Arkonada no es un simpatizante común y corriente. Es, como él mismo se ha definido, un “militante internacionalista”. No está en México como turista, sino que tiene una misión: ayudar a que Andrés Manuel López Obrador gane para que este, a su vez, ayude a Nicolás Maduro a consolidar su régimen. Es un caballo de Troya del gobierno venezolano. Durante años, Arkonada se ha dedicado a forjar alianzas ente MORENA y la “revolución bolivariana” de Maduro, llegando incluso a colaborar con poderosas líderes del lopezobradorismo, como Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky, quien ha recompensado estos esfuerzos declarándose abiertamente partidaria del gobierno venezolano.





PekeLeaks documentó la historia de Katu Arkonada (bien conocida en Europa, pues estuvo preso en España por sus vínculos con ETA) y conversó con militantes de MORENA inconformes con que un ex militante del terrorismo etarra se involucre en su partido. El relato de este singular personaje se ofrece a continuación.


Emisario del terrorismo
El 22 de enero de 2018, Katu Arkonada publicó en el sitio electrónico de TeleSur (red de noticias afín al régimen venezolano) un artículo titulado “2018, el año de las izquierdas posibles en América Latina”. En él expone su visión de la situación actual de la región. De acuerdo con sus propias palabras, en 1998 “el Comandante Chávez” inició una “revolución” continental, un ciclo de gobiernos de izquierda en toda América Latina. Para frenarla y restaurar su dominio, la derecha desató una “contraofensiva conservadora” que, según Arkonada, ya se ha cobrado varias víctimas: Mel Zelaya en Honduras, Fernando Lugo en Paraguay, Cristina Fernández en Argentina, y Dilma Rousseff y Lula da Silva en Brasil.

Cuba, Bolivia y Venezuela han resistido las embestidas de la derecha y del “imperialismo”, pero están asediados. En otras palabras, la izquierda y el progresismo viven una situación crítica. Necesitan que alguien los ayude a salir a flote. Y ese alguien es Andrés Manuel López Obrador.

“Por su localización geopolítica, [México], nunca gobernado por la izquierda, es la elección más importante de 2018 para Nuestra América”, afirma Katu Arkonada. “Un gobierno de López Obrador [que] redistribuya la riqueza mejorando las condiciones de los sectores populares, y recupere la soberanía en política exterior, sería un importantísimo avance para toda América Latina y el Caribe”, concluye.

Consecuente con esta opinión, Katu Arkonada viajó a México y se enroló en MORENA. Hoy es parte de la campaña de Andrés Manuel López Obrador y de la de Minerva Citlalli Hernández Mora, candidata de MORENA al Senado de la República. Pero no es la primera vez que Arkonada hace algo parecido.

Katu Arkonada nació en abril de 1978 en Vizcaya, País Vasco, bajo el nombre de Israel Arconada Gómez. Aunque su país de origen es España, sería inexacto llamarlo español, pues desde muy joven se unió a los grupos independentistas y separatistas del País Vasco. En esta comunidad autónoma, también conocida como Euskadi, existe desde hace casi 70 años un movimiento nacionalista que aspira a crear un Estado vasco independiente, lo que implica separarse de España y Francia (los vascos también se asientan en el suroeste de Francia).

Si bien el movimiento se ha manifestado a través de varias organizaciones, la que más poder e influencia ha acumulado es Euskadi Ta Askatasuna, ETA, que en español significa País Vasco y Libertad. ETA nació a mediados del siglo XX como una organización revolucionaria que quería crear un Estado vasco socialista. Sin embargo, ETA se radicalizó hasta convertirse en un grupo de criminales que recurrían al asesinato, el secuestro y los atentados para alcanzar sus metas, aniquilando a cientos de españoles inocentes. En 2002, Estados Unidos incluyó a ETA en su lista de organizaciones terroristas, y la Unión Europea lo hizo en 2003. Amnistía Internacional también condenó a ETA y calificó sus acciones como criminales y violatorias de los derechos humanos.

Katu Arkonada colaboró con esta organización, aunque de una manera muy peculiar, lo que da algunas pistas sobre su actual trabajo con López Obrador. Como muchos otros grupos rebeldes del siglo XX, los independentistas vascos tenían un “brazo armado” clandestino y un “brazo político” legal. El brazo armado era ETA, el cual se encargaba de las acciones militares y operaba en las sombras; por su parte, el brazo legal estaba compuesto por una gran cantidad de organizaciones “civiles” que promovían públicamente el independentismo vasco. Esta estrategia era muy eficaz. Aunque se sabía que las organizaciones civiles eran controladas por ETA, el gobierno español no podía desmantelarlas porque en teoría solo hacían labor política, no militar.

Katu Arkonada fue miembro de Askapena, una de las organizaciones del brazo político de ETA. La misión de Askapena era crear vínculos entre ETA y partidos y movimientos de izquierda en otros países a través de eventos “inofensivos” como seminarios, congresos y conferencias. El objetivo final era que otros países apoyaran la independencia del País Vasco y que, en caso de que los líderes de ETA tuvieran que huir de España, hubiera naciones dispuestas a recibirlos. Así lo informó el magistrado español Pablo Ruz, quien en 2003 dictó una orden de procesamiento contra líderes de Askapena por haber promovido la causa separatista de ETA. La prensa española señaló a Katu Arkonada, el hoy entusiasta seguidor de López Obrador, como una de las cabezas de Askapena. Ese mismo año, Askapena y otras organizaciones fueron prohibidas por su relación con el terrorismo etarra.

Los signos del radicalismo de ETA son notorios en la vida de Katu Arkonada. El primero de ellos es el nombre. Como se dijo anteriormente, el verdadero nombre de este personaje es Israel Anconada Gómez, pero entre los militantes revolucionarios es común cambiarse la identidad -a veces para proteger a familiares y amigos- y adoptar una de batalla. Además, como se verá más adelante, Arkonada se ha cambiado el nombre más de una vez y se desconoce cuál sea el nombre con el que legalmente vive en México.

El segundo signo es el internacionalismo revolucionario. En una entrevista disponible en YouTube, Katu Arkonada se declara a sí mismo un “militante internacionalista”. Esto quiere decir que Arkonada, como Lenin, líder de la Unión Soviética y uno de los principales pensadores comunistas, cree que la revolución socialista debe ser internacional, pues si se hace en un solo país el capitalismo de otras naciones terminará atacándola y derrotándola. Por esta razón, los revolucionarios internacionalistas viajan por todo el mundo y apoyan la causa revolucionaria en cualquier país que lo necesite. Su patria no es un país en específico, sino el “proletariado”. Así lo manifiesta Arkonada en la entrevista mencionada, donde afirma que alguien como él debe “acompañar a otros pueblos en su emancipación política y económica”, aprender de “otros procesos” y “recabar solidaridad” para la “lucha” del movimiento independentista vasco.

En 2012, Katu Arkonada concedió una entrevista a la revista mexicana Contralínea. En ella confirmó que las autoridades lo detuvieron por pertenecer a Askapena y acusó al gobierno español de haberlo torturado por sus actividades políticas. Sin embargo, en ningún momento negó haber colaborado con ETA.

ETA ya no existe -fue disuelta este año e incluso pidió disculpas por sus crímenes-, pero el movimiento para separar al País Vasco de España y Francia continúa. Del mismo modo, el internacionalismo de Katu Arkonada sigue en pie. ¿Estará buscando apoyo para los separatistas vascos entre los militantes de MORENA?

Un vasco en Bolivia
Las experiencias latinoamericanas de Katu Arkonada comenzaron en 1997, cuando, apenas con 19 años, viajó a Cuba para asistir al XIV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Aunque por entonces la isla vivía épocas de pobreza generalizada (la Unión Soviética, principal patrocinadora de Cuba, se había desplomado) y era gobernada dictatorialmente por Fidel Castro desde 1959, a Katu Arkonada le pareció que los cubanos eran “un pueblo en lucha”, “un pueblo con una dignidad tremenda”.

Luego, en 2003, el año en que Askapena fue proscrita por las autoridades españolas, Arkonada viajó a Venezuela para trabajar con la Coordinadora Simón Bolívar, una importante organización que promueve la “revolución bolivariana” de Hugo Chávez en los barrios populares venezolanos. Fue ahí donde el internacionalista de ETA se convirtió al chavismo, pues quedó impresionado por la euforia que desató el regreso de Chávez al poder luego del intento de golpe de Estado de 2002.

Arkonada se convenció de que “el Sur”, América Latina y el Caribe, era terreno fértil para la revolución, por lo que en los años que siguieron a su visita a Venezuela, participó activamente en el Foro Social Mundial, un encuentro anual que reúne a grupos y presidentes de izquierda de todo el mundo con el fin de construir una “globalización diferente” (Hugo Chávez participó en la edición de 2005). Arkonada asistía como delegado de “Euskal Herria”, una de las denominaciones que recibe el independentismo vasco ligado a ETA, pero es probable que, más que ganar adeptos para los terroristas vascos, Katu Arkonada estuviera ahí para hacer amistades entre líderes latinoamericanos de izquierda. Tras coordinar la edición 2009 del Foro, Arkonada se unió a la campaña presidencial y posteriormente al gobierno de Evo Morales.

En Bolivia, Arkonada fue primero uno de los promotores de la campaña de Evo Morales (como actualmente lo es de la de Andrés Manuel López Obrador), quien, respaldado por el Movimiento al Socialismo, logró reelegirse como presidente en 2009. Después de esto, Arkonada se volvió un personaje influyente.

Así, el internacionalista vasco cabildeó el nombramiento del viceministro de Planificación Estratégica del Estado con miras a la promulgación de una nueva Constitución, la cual fue aprobada por medio de referéndum en 2009. Luego, trabajó en el Ministerio de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción, y fue asesor de la Unidad Jurídica Especializada en Desarrollo Constitucional y del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde participó oficialmente en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea, la Cumbre de los Pueblos y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Río de Janeiro, Brasil. Hasta mayo de 2017, Katu Arkonada, quien ya contaba con la nacionalidad boliviana, figuraba oficialmente como jefe de gabinete de la ministra de Comunicación de Bolivia, Gisela López, encargada de la propaganda del gobierno de Evo Morales.

Es interesante notar que, en el desempeño de estos cargos, Katu Arkonada utilizó diferentes nombres, según consta en documentos oficiales de la Contraloría General y del Ministerio de Comunicación de Bolivia. No utilizó desde luego su identidad de batalla, sino los nombres Israel Katu Arkonada Gómez e Israel Arconada Gómez. Como se dijo anteriormente, estos cambios de nombre, por ligeros que sean, son habituales entre los militantes que han pertenecido a grupos clandestinos. Tal vez la identidad con la que Arkonada se encuentra legalmente en México sea diferente.

Durante sus ochos años en el gobierno boliviano, Arkonada fue testigo y partícipe de la transición de Evo Morales hacia el autoritarismo. En un principio, Morales fue visto con entusiasmo por ser un líder indígena al mando de un país con una enorme población indígena, pero con el paso del tiempo su adicción al poder se hizo evidente. Morales acumula ya 12 años como presidente, sus reelecciones han sido constantes, y aunque la sociedad boliviana se ha opuesto de manera contundente a una nueva reelección, Morales sigue buscando todos los medios para perpetuarse en el cargo. Cuando los periodistas lo interrogan, responde como responden todos los dictadores: él quiere seguir siendo presidente porque el “pueblo” se lo demanda, porque solo él puede garantizar la estabilidad económica y política de Bolivia.

Parece que Arkonada es afín a los liderazgos autoritarios. Primero ETA, cuyos líderes recurrían al terrorismo para obligar a todos a aceptar su ideología; luego Evo Morales, quien quiere ser indefinidamente el presidente de Bolivia, y Hugo Chávez, quien emprendió una agresiva persecución contra sus opositores. Actualmente, Arkonada venera a Nicolás Maduro, la expresión máxima del autoritarismo chavista, y a Andrés Manuel López Obrador, quien ha dado varias muestras de autoritarismo y de poca tolerancia hacia quienes se le oponen. Tal vez para Arkonada, el fin justifique los medios.


Al igual que cientos de activistas de izquierda, Katu Arkonada está convencido de que el mundo es una batalla entre los buenos de la izquierda y los malos de la derecha. En esa estrecha visión de las cosas, Cuba y Venezuela son países heroicos. Los hechos demuestran que sus líderes son autoritarios y que sus ciudadanos viven en condiciones flagrantes de atraso, pero la palabrería izquierdista de personajes como Fidel Castro y Hugo Chávez basta para seducir a activistas como Arkonada.

Sin embargo, incluso en este campo el militante vasco se distingue del resto. No se contenta con escribir panfletos incendiarios e ir a alguna que otra marcha. Él se involucra personalmente con quienes admira para ayudarlos a consolidar su “revolución”.

La relación de Katu Arkonada con los regímenes de Cuba y Venezuela es real. La editorial cubana Caminos, que como toda editorial cubana está controlada por el régimen castrista, le publicó en 2016 el libro Desde arriba, desde abajo, el cual Arkonada dedica sin tapujos a los “comandantes” Castro y Chávez, “arquitectos del cambio de época en Nuestra América”. Es mismo libro fue reproducido en 2017 por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación de Venezuela, institución que es parte del gobierno de Nicolás Maduro.

Además, Katu Arkonada ha trabajado para Cubadebate, un órgano de propaganda del gobierno de Miguel Díaz-Canel (quien recientemente sucedió a Raúl Castro), y para TeleSUR, un canal de televisión regional que transmite noticias sobre América Latina, pero que desde hace muchos años está controlado por el gobierno venezolano. En ambos medios, Arkonada ha publicado artículos que promueven la visión del chavismo y el castrismo como las mejores alternativas en América Latina.

Con estos vínculos políticos y profesionales, es normal que Katu Arkonada se declare “vasco de identidad, boliviano de nacionalidad, venezolano y chavista de corazón”. Con Venezuela es sin duda con quien más se identifica. Además de haber apoyado en 2003 a las milicias chavistas y de colaborar constantemente con TeleSur, Arkonada es un miembro destacado de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH), una organización que, en teoría, es un foro para que los intelectuales de izquierda debatan y se articulen en apoyo a movimientos populares, pero que en los hechos es un órgano de apoyo y propaganda de Nicolás Maduro, como puede comprobarse con solo navegar su página de internet.

En la REDH, cuya sede está en Venezuela y entre cuyos miembros fundadores estuvieron Hugo Chávez y Evo Morales, no hay nada parecido a la discusión y el debate. Los intelectuales que la integran escriben artículos que justifican lo que creen que es la izquierda y graban mensajes de apoyo a Maduro. Las redes sociales de la REDH no hacen otra cosa que promover el voto por Nicolás Maduro o por cualquier representante del chavismo. Desde 2015, cuando aún trabajaba para el gobierno de Evo Morales, Katu Arkonada ha representado a la REDH a nivel internacional y ha sido parte de la secretaría ejecutiva de la organización.

La REDH usa una estrategia similar a la de ETA para posicionarse a nivel internacional. A través de conferencias y seminarios en diferentes países de América Latina, y de participación en foros regionales, la REDH esparce la propaganda chavista y crea redes de apoyo al gobierno de Nicolás Maduro. Este es precisamente el punto de encuentro entre Katu Arkonada, el “venezolano y chavista de corazón”, y la quinta columna de Nicolás Maduro en MORENA.

Como puede comprobarse en sus redes sociales, Katu Arkonada es un activo colaborador de MORENA desde 2015. Ese año, Arkonada participó en la Escuela Nacional de Formación Política de las Juventudes de MORENA y en foros de discusión en los que defendía al partido fundado por Andrés Manuel López Obrador. Esto significa que, mientras era asesor de alto nivel del gobierno de Evo Morales, y codirigía un órgano internacional de propaganda del gobierno de Nicolás Maduro, Arkonada también viajaba a México y trabajaba para fortalecer el partido de López Obrador, lo que equivale a decir, siguiendo su lógica de “militante internacionalista”, que respaldaba a MORENA para que, en caso de ganar, este partido respaldara a Nicolás Maduro y Evo Morales.

Katu Arkonada cumple con el perfil. Aprendió de los terroristas de ETA la manera de promover internacionalmente el radicalismo disfrazado de un inofensivo intelectual, y con Evo Morales aprendió a tejer alianzas entre el chavismo y movimientos sociales de otros países. De manera parecida a la novela de Graham Green, Nuestro hombre en La Habana, Nicolás Maduro puede decir de Katu Arkonada que es “su hombre en México”, su caballo de Troya infiltrado en MORENA. Pero ese hombre no lograría nada si no contara con una quinta columna dentro del partido de López Obrador. Esa quinta columna -un grupo que mantiene simpatías con el bando enemigo- son Citlalli Hernández, Héctor Díaz-Polanco y sobre todo Yeidckol Polevnsky. López Obrador podría intentar deslindarse de las palabras y los hechos de candidatos de MORENA en algún municipio remoto, pero no de los dichos y hechos de su principal colaboradora, Yeidckol Polevnsky, quien comparte los sueños de Héctor Díaz-Polanco: “Digámoslo directo, la integración de México en la Revolución Bolivariana. Eso haría una gran diferencia con la situación que tenemos ahora, necesitamos ampliar la Revolución”.

El artículo 33 de la Constitución mexicana prohíbe que los extranjeros hagan proselitismo en México, y sin embargo Katu Arkonada lleva años operando para MORENA y para Venezuela. Pero gracias a estos tiempos, en los que incluso lo más evidente es calificado de “guerra sucia”, Arkonada seguirá preparando el camino para expandir en México la “revolución bolivariana” de Hugo Chávez y Nicolás Maduro bajo el manto protector del puntero de todas las encuestas, Andrés Manuel López Obrador.

Sad Sad Sad

No dudes ni un segundo que está mintiendo. Es el "modus operandi" de esta gente. Mentir sin ningún reparo para decirle a los suyos lo que quieren oír y para no asustar si se descubre lo que realmente quieren hacer.
Asistimos a un populismo generalizado en todo el planeta que está aprovechando la falta de valores y la falta de formación en la juventud que es muy fácilmente manejable a través de las redes sociales. En esa batalla se han centrado y les está dando muy buenos resultados. No sé lo que pasará al final, pero si un tío como este llega al poder....¡¡ólvidate de que trate de acabar con la corrupción y con los narcos porque lo más probable es que haya muchos narcos apoyando a un tío con el que van a poder campar a sus anchas.
Tú hazte una pregunta y sabrás la respuesta inmediatamente: ¿Por qué los marxistas siempre van de la mano de delincuentes y dictadores? No

Para ellos la mentira es una VIRTUD.






avatar
zampabol
Magna Cum Laude
Magna Cum Laude

Mensajes : 5841
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Rusko el Lun Jun 04, 2018 1:54 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Creo que ya es inevitable que AMLO se quede con todo: Federación, capital, Ejército, legislaturas...

Lo que hay que hacer es irle pidiendo cuentas. Yo creo que para diciembre de 2019 debe haber controlado a los cárteles del narco, o dimitir.

Hay que ir corriendo la voz en redes sociales.

Se quede con todo..... Si no se hace jefe de los cárteles........., habrá follón. ¿Estaría bien que AMLO se quedase con todo si acabara con la violencia y con el narco? Lo malo es que se quedará con todo...., pero no acabará con la violencia ni con el narco.
avatar
Rusko
Magna Cum Laude
Magna Cum Laude

Mensajes : 5562
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Bett el Lun Jun 04, 2018 8:59 pm

Yo sigo indecisa por quién votar para Presidente, traigo la idea de hace tiempo por independientes, pero el Bronco no levanta

No me gusta AMLO
avatar
Bett
Veterano/a
Veterano/a

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por zampabol el Lun Jun 04, 2018 10:55 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Yo sigo indecisa por quién votar para Presidente, traigo la idea de hace tiempo por independientes, pero el Bronco no levanta

No me gusta AMLO

Si yo fuese mexicano votaría por el mal menor, es decir, por cualquiera que tuviera posibilidades para evitar que os conviertan en una nueva Venezuela.
avatar
zampabol
Magna Cum Laude
Magna Cum Laude

Mensajes : 5841
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por rubmir el Lun Jun 04, 2018 11:15 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Creo que ya es inevitable que AMLO se quede con todo: Federación, capital, Ejército, legislaturas...

Lo que hay que hacer es irle pidiendo cuentas. Yo creo que para diciembre de 2019 debe haber controlado a los cárteles del narco, o dimitir.

Hay que ir corriendo la voz en redes sociales.

Se quede con todo..... Si no se hace jefe de los cárteles........., habrá follón. ¿Estaría bien que AMLO se quedase con todo si acabara con la violencia y con el narco? Lo malo es que se quedará con todo...., pero no acabará con la violencia ni con el narco.

Por eso insisto en que hay que darle un plazo de una vez. Si para diciembre de 2019 no se ven resultados de su gobierno, que dimita "a la española".
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3499
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Rusko el Mar Jun 05, 2018 10:13 am

Cuidado no se vaya a atornillar en el poder y no haya forma de echarlo. "A la española" se le puede a uno echar..., pero "a la venezolana" no habría forma de moverle el sillón.
avatar
Rusko
Magna Cum Laude
Magna Cum Laude

Mensajes : 5562
Fecha de inscripción : 27/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Bett el Sáb Jun 09, 2018 4:59 pm

Votaré por mujeres para diputadas, senadoras, Presidente por el segundo lugar....bueno es la idea
avatar
Bett
Veterano/a
Veterano/a

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por rubmir el Sáb Jun 09, 2018 5:24 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Votaré por mujeres para diputadas, senadoras, Presidente por el segundo lugar....bueno es la idea



Pero analiza la trayectoria de esas mujeres. Es que tanto el PAN como Morena y el PRI, en la capital, están promoviendo a unas lideresas de tianguistas asesinas que no deberían estar en el Gobierno, sino en la cárcel.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3499
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Bett el Dom Jun 10, 2018 7:26 pm

Me toca votar por las de Michoacán, esas las conozco, pero las investigo, gracias
avatar
Bett
Veterano/a
Veterano/a

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 02/06/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por rubmir el Dom Jun 10, 2018 8:43 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Me toca votar por las de Michoacán, esas las conozco, pero las investigo, gracias



Nunca hay que votar por alguien a quien no hayamos googleado. De otro modo, estaremos votando a ciegas.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3499
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Pejeleaks

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.