El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Mar Mayo 01, 2018 4:38 pm

Aquí vemos un número 2 y un cambio de escena, al parecer a un aula escolar o algo así.

Creo que aquí empieza la segunda parte.



Una voz de tono dulce y prolongada le llamó desde el mar. Al doblar la curva dijo adiós
con la mano. Llamó de nuevo. Una cabeza parda y lustrosa, la de una foca, allá adentro
en el agua, redonda.
Usurpador.
2
-USTED, Cochrane ¿qué ciudad mandó a buscarlo?
-Tarento, señor.
-Muy bien. ¿Y qué? -Hubo una batalla, señor.
-Muy bien. ¿Dónde?
La cara en blanco del chico preguntó a la ventana en blanco.
Fabulada por las hijas de la memoria. Y, sin embargo, fue de alguna manera, si no tal
como la memoria lo fabulara. Una frase, pues, de impaciencia, ruido sordo de alas de
exuberancia de Blake. Oigo la devastación del espacio, cristal destrozado y desplome de
mampostería, y el tiempo una lívida flama final. ¿Qué nos queda entonces?
-He olvidado el lugar, señor. En el año 279 a. de C. Áscoli, dijo Stephen, echando una
ojeada al nombre y la fecha en el libro desvencijado.

rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Mar Mayo 01, 2018 4:46 pm

En Wikipedia resumen así esta primera parte:



Parte I: La Telemaquia

Episodio 1: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Son las 8 de la mañana del 16 de junio de 1904 (día en el que Joyce comenzó a cortejar oficialmente a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], su ulterior compañera y esposa). [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (un cruel, verbalmente agresivo y bullicioso estudiante de medicina), llama a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (un joven escritor cuya primera aparición tuvo lugar en la anterior obra de Joyce [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]) en la planta superior de la torre de Martello, desde la cual se puede avistar la bahía de Dublín. Stephen no responde a las agresivas e intrusivas bromas de Mulligan ya que está centrado, e inicialmente con desdén, en Haines (un indescriptible y antisemita inglés de Oxford) a quien Buck Mulligan ha invitado. La molestia de Stephen hacia Haines tiene su origen en los gemidos que este ha emitido durante la noche debido a una pesadilla, los cuales lo han perturbado.
Mulligan y Dedalus se dedican a mirar el mar desde la torre y Stephen en su ensoñación se acuerda de su fallecida madre, de cuya muerte aún se lamenta. La negativa de Stephen a rezar por ella en su lecho de muerte sigue siendo una cuestión que suscita polémica entre los dos. Stephen revela que una vez oyó a Buck Mulligan refiriéndose a su madre en los términos de "brutalmente muerta". Al enfrentarse a esta acusación, Buck intenta defenderse pero se rinde rápidamente. Se afeita, prepara el desayuno y los tres comen. Posteriormente Buck se va cantando para sí mismo, sin saber que esa misma canción se la había cantado Stephen a su agonizante madre.
Más tarde, Haines y Stephen bajan a la playa donde Buck nada con unos compañeros. En este punto aprendemos que Buck tiene un amigo de Westmeath ausente que tiene una novia todavía sin nombre (que posteriormente resulta ser Milly Bloom, la hija de Leopold). Stephen declara su intención de marcharse y Buck le pide la llave de la torre y dinero prestado. Al irse, Stephen declara su inexistente intención de regresar esa noche a la torre, citando a Buck como usurpador.

rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Mar Mayo 01, 2018 4:54 pm

Una película sobre la obra.

avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Vie Mayo 04, 2018 11:07 pm


PÁGS. 19 y 20



Reflexiones históricas.

De no haber caído Pirro a manos de una buscona en Argos o no haber sido julio César
apuñalado de muerte. No deben desterrarse del pensamiento. El tiempo los ha marcado y
encadenados se alojan en la habitación de las posibilidades infinitas que ellos han desplazado.
Pero ¿son posibles aquéllas sabiendo que nunca existieron? ¿O fue sólo posible
aquello que llegó a ocurrir? Teje, tejedor del viento.

Una adivinanza medio rara.

-¿Un acertijo, señor? Pregúnteme a mí, señor.
-A mí, señor.
-Uno dificil, señor.
-Ahí va el acertijo, dijo Stephen:
El gallo ha cantado,
el cielo cobalto:
campanas en las alturas
dan las diezy una.
Hora es que esta pobre alma
ascienda a las alturas.
¿Qué es?
-¿Qué, señor?
-Otra vez, señor. No lo hemos oído.
Los ojos se les agrandaban según los versos se repetían. Después de un silencio dijo
Cochrane:
-¿Qué es, señor? Nos damos por vencidos.
Stephen, picándole la garganta, contestó:
-El zorro enterrando a su abuela bajo un acebo.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Mar Mayo 08, 2018 4:15 pm


PÁG. 21

Describen a un loser:

Sargent, el único que se había rezagado, se acercó lentamente mostrando un cuaderno
abierto. El cabello recio y el cuello canijo evidenciaban su endeblez y a través de sus gafas
empañadas unos ojos inseguros miraban suplicantes. En la mejilla, pálida y exangüe,
había una tenue mancha de tinta, dactilada, reciente y lienta como la estela del caracol.
Alargó el cuademo. La palabra Aritmética estaba escrita en la cabecera. Debajo había
cifras tambaleantes y al pie una firma torcida con círculos floreados y un borrón. Cyril
Sargent: su nombre y rúbrica.



avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Invasor el Sáb Mayo 19, 2018 9:59 am

El simbolismo de Joyce es inagotable. En cada lectura se revelan nuevos significados y lo que señalas en algún comentario se me había escapado, (también es cierto que la edición que tu citas difiere con la que yo tengo).

El video que colgaste recuerda por momentos  "El Discreto Encanto de la Burguesía" de Buñuel.

Por otro lado, el paralelismo Bloom-Ulises-Jesús es más que suficiente para que este libro fuera catalogado dentro del Index, pero seguramente la Iglesia no lo quizo incluir en la lista negra para no hacerle publicidad indirecta. (ni avivar a quienes no adviertan las analogías).
avatar
Invasor
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 507
Fecha de inscripción : 05/04/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Moonlit Knight el Sáb Mayo 19, 2018 3:10 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El simbolismo de Joyce es inagotable. En cada lectura se revelan nuevos significados y lo que señalas en algún comentario se me había escapado, (también es cierto que la edición que tu citas difiere con la que yo tengo).

Es cierto, es compleja la lectura de este libro. Por eso se me figura que no tiene mucho sentido un hilo para solo transcribir el libro.
avatar
Moonlit Knight
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 467
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Sáb Mayo 19, 2018 4:28 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El simbolismo de Joyce es inagotable. En cada lectura se revelan nuevos significados y lo que señalas en algún comentario se me había escapado, (también es cierto que la edición que tu citas difiere con la que yo tengo).

Es cierto, es compleja la lectura de este libro. Por eso se me figura que no tiene mucho sentido un hilo para solo transcribir el libro.


Puedes ir haciendo tus propios comentarios a los pasajes.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Sáb Mayo 19, 2018 4:58 pm


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

La inspiración de James Joyce.

A media hora de Dublín encontrarás el pintoresco pueblecito costero de Sadycove, donde se encuentra la Torre Martello y en su interior el pequeño Museo James Joyce. La torre data de la época de las invasiones napoleónicas y fue utilizada como fortaleza defensiva para ser posteriormente alquilada como vivienda. Según dicen las crónicas, el célebre autor de Ulises se alojó en esta torre en 1904, concretamente seis días: hubo algo que vio o vivió que no le gustó (se habla de un incidente con un revólver de su amigo y arrendatario Oliver St. John Gogarty) y Joyce salió corriendo de allí para no volver. Su corta estancia, sin embargo, le aportó la inspiración suficiente para ambientar el primer capítulo de su conocida novela. Asumido que aquí no hallarás la memoria del escritor, el museo le homenajea con fotografías, cartas y algunos objetos personales de James Joyce.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Moonlit Knight el Dom Mayo 20, 2018 2:53 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El simbolismo de Joyce es inagotable. En cada lectura se revelan nuevos significados y lo que señalas en algún comentario se me había escapado, (también es cierto que la edición que tu citas difiere con la que yo tengo).

Es cierto, es compleja la lectura de este libro. Por eso se me figura que no tiene mucho sentido un hilo para solo transcribir el libro.


Puedes ir haciendo tus propios comentarios a los pasajes.
Seguro leíste antes de abrir este tema lo que decíamos de Ulises, esa gran dificultad que teníamos para entenderle. Te animas a abrir este tema, esperamos ansiosos tus comentarios y... cri, cri, cri, nada, solo un error inicial tuyo en el que crees que "Kinch" y Dedalus son dos personajes distintos. En fin, tal vez el error es mío, que esperaba más de tí.
avatar
Moonlit Knight
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 467
Fecha de inscripción : 25/06/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Dom Mayo 20, 2018 3:49 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El simbolismo de Joyce es inagotable. En cada lectura se revelan nuevos significados y lo que señalas en algún comentario se me había escapado, (también es cierto que la edición que tu citas difiere con la que yo tengo).

Es cierto, es compleja la lectura de este libro. Por eso se me figura que no tiene mucho sentido un hilo para solo transcribir el libro.


Puedes ir haciendo tus propios comentarios a los pasajes.
Seguro leíste antes de abrir este tema lo que decíamos de Ulises, esa gran dificultad que teníamos para entenderle. Te animas a abrir este tema, esperamos ansiosos tus comentarios y... cri, cri, cri, nada, solo un error inicial tuyo en el que crees que "Kinch" y Dedalus son dos personajes distintos. En fin, tal vez el error es mío, que esperaba más de tí.


Yo no he leído esa obra. Apenas la estoy leyendo.

En fin... Ante todo, recordemos que a nadie se le obliga a entrar en hilos que no sean de su interés.





avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Lun Mayo 21, 2018 5:28 pm

PÁG. 22

Notemos la descripción de míster Deasy (bigote blanco, cabeza mal teñida):


Cuando hubo llegado al edificio del colegio
de nuevo voces en altercado le llamaron. Volvió el enfadado bigote blanco.

Las voces agudas gritaban a su alrededor por todos lados: sus figuras vanadas se apretujaron
en torno a él, el sol deslumbrante blanqueándole la miel de la cabeza mal teñida.

También notemos la descripción de las sensaciones olfatorias:

Un aire rancio de humo flotaba en el despacho junto con el olor de cuero usado y rozado
de las sillas.

El señor Deasy paga su deuda:

-Primero, nuestro arreglito financiero, dijo.
Sacó de la americana una cartera sujeta con una correa de cuero. Se abrió bien abierta y
sacó dos billetes, uno pegado por la mitad, y los colocó cuidadosamente en la mesa.
-Dos, dijo, amarrando y guardando de nuevo la cartera. Y ahora la caja fuerte para el
oro. La mano azarada de Stephen se movió por las conchas apiladas en el frío mortero de
piedra: buccinos y cauns y conchas leopardo: y ésta, en espiral como el turbante de un
emir, y ésta, la venera de Santiago. Riqueza acaparada por un viejo peregrino, tesoro
muerto, conchas vacías.
Un soberano cayó, nuevo y brillante, en la suave pelusa del tapete.

-Tres, dijo Mr. Deasy, dándole vueltas a su portamonedas en la mano. Esto siempre es
práctico. ¿Ve usted? Esto es para los soberanos. Esto para los chelines. Los seis peniques,
las medias coronas. Y aquí las coronas. ¿Ve?
Sacó de la misma dos coronas y dos chelines.
-Tres y doce, dijo. Comprobará que está exacta.
-Gracias, señor, dijo Stephen, recogiendo el dinero con tímida prisa y metiéndolo todo
en un bolsillo del pantalón.
-Nada de gracias, dijo Mr. Deasy. Usted se lo ha ganado.


Encontré una versión en inglés:



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Their sharp voices cried about him on all sides: their many forms closed round him, the garish sunshine bleaching the honey of his illdyed head.


Esa versión está anotada. Haciendo click en el texto marcado, podemos leer los comentarios.



avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Miér Mayo 23, 2018 3:51 am

PÁGS. 23 y 24


Mr. Deasy clavó severamente la mirada atenta durante unos momentos encima de la repisa
de la chimenea en la corpulencia proporcionada de un hombre con falda de tartán:
Albert Edward, príncipe de Gales.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Obviamente, esto no podemos entenderlo a cabalidad quienes no hemos convivido con irlandeses:


-Yo tengo sangre rebelde en las venas también, dijo Mr. Deasy. Por parte del huso. Pero
desciendo de Sir John Blackwood que votó a favor de la unión. Somos todos irlandeses,
todos hijos de reyes.
-¡Ah! dijo Stephen.
-Per vias rectas, dijo Mr. Deasy firmemente, era su lema. Votó a favor y se calzó las
botas de montar para cabalgar hasta Dublín desde Ards of Down y hacerlo.
Larilá rilá
El camino rocoso hacia Dublín.
Un tosco caballero a caballo con lustrosas botas de montar. ¡Día metido en agua, Sir
John! ¡Día metido en agua, su señoría! .... ¡Día! .... ¡Día! .... Dos botas de montar a paso
de portantillo hacia Dublín. Lanlá, rilá. Larilá, nlarí.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Invasor el Miér Mayo 23, 2018 4:45 am

La entrada de Mr Deasy a Dublín emula la entrada de triunfal de Salomón a Jerusalem en la burra (1) que sólo montaba su padre el rey David.

Igual paralelismo que el de la entrada triunfal de Jesús a la ciudad santa ("montando el pollino (1) que nunca había sido montado por nadie") .

Deasy y Stephen tienen el mismo origen (irlandeses); como Salomón y Jesús son hijos del rey David; y son hijos de reyes, como Salomón y Jesús;

La tosquedad de la marcha del animal que monta Mr Deasy contrasta con sus botas lustrosas, del mismo modo que contrasta la gloriosa entrada del flamante rey Salomón con su espúreo origen adúltero;
De igual manera, la entrada triunfal de Jesús contrasta con su vergonzante destino en la cruz.-

En la traducción al español el párrafo pierde la musicalidad, pero deja intacta la aciaga burla a los personajes biblicos.

Notese que el ridículo orgullo de los irlandeses es el mismo que exhiben los judíos: ambas naciones regularmente sometidas al yugo de sus dominadores durante toda su historia.
Sin embargo las dos se auto-proclaman "hijos de reyes".

___________________

(1)Definición de "portantillo": Paso menudo y apresurado del pollino.
                                              Paso corto y ligero del burro
avatar
Invasor
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 507
Fecha de inscripción : 05/04/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Miér Mayo 23, 2018 4:52 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:contrasta la gloriosa entrada del flamante rey Salomón con su espúreo origen adúltero;


Corrección gramatical.


No es espúreo, sino esuprio.


espurio, ria

Del lat. spurius.

1. adj. bastardo (‖ que degenera de su origen o naturaleza).

2. adj. falso (‖ fingido).

hijo espurio

Real Academia Española ©️ Todos los derechos reservados



En la traducción al español el párrafo pierde la musicalidad, pero deja intacta la aciaga burla a los personajes biblicos.

¿Aciaga burla? Creo que no procede aquí la palabra aciago, que significa triste o infausto.




avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Invasor el Miér Mayo 23, 2018 5:04 am

o "amargo", a esa acepción de "aciaga" me refería.
avatar
Invasor
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 507
Fecha de inscripción : 05/04/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Miér Mayo 23, 2018 5:14 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:o "amargo", a esa acepción de "aciaga" me refería.


Creo que quisiste decir acre o mordaz.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Invasor el Miér Mayo 23, 2018 5:16 am

Si, quize decir "mordaz".
En cuanto a lo de "espurio" tienes razón, gracias por la corrección, todos los días se aprende algo nuevo.

qué ves  tu en ese pasaje?
o qué reflexión te merece mi comentario?
avatar
Invasor
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 507
Fecha de inscripción : 05/04/2018

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Miér Mayo 23, 2018 5:49 pm

Invasor:

No podría aceptar ni negar el paralelismo entre ese pasaje de la novela y el pasaje bíblico en cuestión.

Pero leamos lo que sigue. Se refiere a carreras de caballos.


Miró fijamente por debajo de sus espesas cejas el manuscrito junto al codo y, mascullando,
comenzó a aporrear las rígidas teclas del teclado lentamente, a veces resoplando
cuando hacía girar el carro para borrar algún error.
Stephen se sentó silenciosamente ante la personalidad principesca. Enmarcadas a lo
largo de las paredes imágenes de caballos desaparecidos rendían homenaje, sus mansas
cabezas en elegante porte: Repulse de Lord Hasting, Shotover del duque de Westminster,
Ceylon, prix de Paris, 1866, del duque de Beaufort. Jinetes duendecillos los montaban,
atentos a una señal. Vio sus marcas de velocidad, defendiendo los colores reales, y gritó
con los gritos de muchedumbres desaparecidas.
-Punto, ordenó Mr. Deasy a las teclas. Pero una pronta conclusión a esta cuestión de
suma importancia ....
Adonde Cranly me llevó para enriquecer de pronto, a la caza de ganadores entre las vagonetas
embarradas, en medio del vocerío de los corredores de apuestas en sus puestos y
de las emanaciones de la cantina, por el lodo multicolor. Fair Rebel! Fair Rebel! A la par
el favorito: diez a uno el resto. Por entre jugadores de dados y tahúres nos apresurábamos
tras los cascos, las gorras y chaquetas rivales, dejando atrás a la mujer de cara amondongada,
señora de camicero, que hocicaba sedientamente su gajo de naranja.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Obviamente, para quienes no somos irlandeses ni vivimos en el siglo XIX, es más difícil comprender a cabalidad esta obra.



Y aquí hay un texto interesante, antisemita.


-No olvide lo que le voy a decir, Mr. Dedalus, dijo. Inglaterra está en manos de los judíos.
En todos los altos cargos: en las finanzas, en la prensa. Y eso son señales de una
nación en decadencia. Dondequiera que se reúnan, se comen la fuerza vital de la nación.
Lo he estado viendo venir todos estos años. Tan cierto como que estamos aquí, los mercaderes
judíos están ya maquinando su plan de destrucción. La vieja Inglaterra s



Y luego un texto misógino:


-Soy más feliz que usted, dijo. Hemos cometido muchos errores y muchos pecados. La
mujer introdujo el pecado en el mundo. Por una mujer que no era más que una mujer,
Helena, la esposa fugada de Menelao, durante diez años los griegos hicieron la guerra a
Troya. Una esposa infiel fue la primer á en traer a extraños a nuestras costas, la esposa de
MacMurrough y su comblezo, O'Rourke, príncipe de Breffni. Una mujer también hundió
a Pamell. Muchos errores, muchos fracasos, pero no el pecado único. Yo soy un luchador
ya al final de mis días. Pero lucharé por lo que creo justo hasta el fin.
Pues Ulster luchará
y Ulster razón tendrá.



Le pide hacer que se publique la carta:


Con respecto a éstas, empezó .....
-Sí, dijo Mr. Deasy. Ahí hay dos copias. Si puede usted hacer que se publiquen de inmediato.
Telegraph. Insh Homestead.
-Lo intentaré, dijo Stephen, y se lo haré saber mañana. Conozco algo a dos directores.
-Está bien, dijo Mr. Deasy animadamente. Anoche escribí a Mr. Field, Miembro del
Parlamento. Hay una reunión de la asociación de tratantes hoy en el Hotel City Arms. Le
pedí que sometiera el texto de mi carta a la asamblea. Usted mire a ver si puede meterla
en sus dos periódicos. ¿Cuáles son?
-El Evening Telegraph .....
-Está bien, dijo Mr. Deasy. No hay tiempo que perder. Ahora tengo que contestar esa
carta de mi primo.
-Buenos días, señor, dijo Stephen, metiéndose las hojas en el bolsillo. Gracias.

Para terminar esta sección, un nuevo comentario antisemita y referido a Irlanda:


Salió por el soportal descubierto y bajó por el sendero de gravilla bajo los árboles, escuchando
el griterío y golpeteo de los palos en la cancha. Los leones acostados sobre las
columnas al cruzar la cancela: terrores moznados. Y sin embargo le ayudaré en su lucha.
Mulligan me investirá con un nuevo nombre: el bardo valedor de bueyes.
-Mr. Dedalus.
Corre tras de mí. Más cartas no, espero.
-Un momento.
-Sí, señor, dijo Stephen, volviéndose en la cancela.
Mr. Deasy se detuvo, respirando fuerte y tragándose el aliento.
-Sólo quería decirle, dijo. Irlanda, se dice, tiene a honra ser el único país que no persiguió
nunca a los judíos. ¿Sabe usted eso? No. ¿Y sabe por qué?
Puso mala cara severamente al aire brillante.
-¿Por qué, señor? preguntó Stephen empezando a sonreír.
-Porque nunca los dejó entrar, dijo Mr. Deasy solemnemente

Notemos la prosa:


Sobre sus sabios hombros por el escaqueado de hojas el sol irradiaba lentejuelas, monedas
danzarinas.


Aquí ya estamos en la pág. 27. Termina la segunda parte y comienza la tercera así:

3
INELUCTABLE modalidad de lo visible: al menos eso si no más, pensado con los
ojos. Marcas de todas las cosas estoy aquí para leer, freza marina y ova marina, la marea
que se acerca, esa bota herrumbrosa. Verdemoco, platiazulado, herrumbre: signos coloreados.
Límites de lo diáfano.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Miér Mayo 23, 2018 5:51 pm

Veamos lo que dice la Wikipedia sobre estos tres episodios de la obra.



Parte I: La Telemaquia

Episodio 1: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Son las 8 de la mañana del 16 de junio de 1904 (día en el que Joyce comenzó a cortejar oficialmente a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], su ulterior compañera y esposa). [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (un cruel, verbalmente agresivo y bullicioso estudiante de medicina), llama a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] (un joven escritor cuya primera aparición tuvo lugar en la anterior obra de Joyce [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]) en la planta superior de la torre de Martello, desde la cual se puede avistar la bahía de Dublín. Stephen no responde a las agresivas e intrusivas bromas de Mulligan ya que está centrado, e inicialmente con desdén, en Haines (un indescriptible y antisemita inglés de Oxford) a quien Buck Mulligan ha invitado. La molestia de Stephen hacia Haines tiene su origen en los gemidos que este ha emitido durante la noche debido a una pesadilla, los cuales lo han perturbado.
Mulligan y Dedalus se dedican a mirar el mar desde la torre y Stephen en su ensoñación se acuerda de su fallecida madre, de cuya muerte aún se lamenta. La negativa de Stephen a rezar por ella en su lecho de muerte sigue siendo una cuestión que suscita polémica entre los dos. Stephen revela que una vez oyó a Buck Mulligan refiriéndose a su madre en los términos de "brutalmente muerta". Al enfrentarse a esta acusación, Buck intenta defenderse pero se rinde rápidamente. Se afeita, prepara el desayuno y los tres comen. Posteriormente Buck se va cantando para sí mismo, sin saber que esa misma canción se la había cantado Stephen a su agonizante madre.
Más tarde, Haines y Stephen bajan a la playa donde Buck nada con unos compañeros. En este punto aprendemos que Buck tiene un amigo de Westmeath ausente que tiene una novia todavía sin nombre (que posteriormente resulta ser Milly Bloom, la hija de Leopold). Stephen declara su intención de marcharse y Buck le pide la llave de la torre y dinero prestado. Al irse, Stephen declara su inexistente intención de regresar esa noche a la torre, citando a Buck como usurpador.

Episodio 2: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Stephen está dando una clase de historia sobre las victorias de Pirro en Epiro. Los alumnos se muestran visiblemente aburridos, desconocedores de la materia e indisciplinados. Antes de que abandonaran la clase, Stephen les cuenta un complicado acertijo cuya respuesta es un zorro que entierra a su abuela bajo un arbusto.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]​ Uno de sus estudiantes, Sargent, se queda rezagado para que Stephen pueda enseñarle cómo resolver unos problemas aritméticos. Stephen lo complace, pero lo observa fijándose en su aspecto estéticamente poco agraciado y trata de imaginar el amor de su madre hacia él. Posteriormente, Stephen visita al señor Deasy, el antisemita director del colegio, de quien recibe su paga y una carta que ha de llevar a la editorial del periódico con objeto de ser impresa. Deasy alecciona a Stephen sobre la satisfacción del dinero ganado mediante el trabajo y la importancia de administrar eficientemente los ahorros. Esta escena da lugar a una de las frases más célebres de la novela, en la que Dedalus afirma que "la historia es una pesadilla de la que estoy tratando de despertar" y dios es "un grito en la calle". Repulsa la visión parcial que el señor Deasy tiene sobre los hechos pasados, los cuales usa para justificar sus prejuicios. Al final de este episodio, Deasy hace otra observación incendiaria contra los hebreos, diciendo que Irlanda nunca ha tenido que perseguir a los judíos porque nunca les dejaron entrar.

Episodio 3: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En este capítulo, caracterizado por un estilo narrativo donde la acción es presentada al lector desde la percepción de Stephen en forma de monólogo interior, encuentra el camino a Sandymount y deambula apesadumbrado por un tiempo, reflexionando acerca de varios conceptos filosóficos como su familia, su etapa de estudiante en París, y de nuevo, la muerte de su madre. Mientras recuerda y reflexiona se acuesta sobre unas rocas y observa a una pareja que pasea con su perro. Escribe algunas ideas poéticas y decide marcharse, pegando un moco en una roca porque no tiene pañuelo.

Parte II: La Odisea

avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Lun Jun 04, 2018 12:24 am



En este capítulo el autor como que ya empieza a alucinar y a escribir incoherencias.



Descendieron por las escalinatas de Leahy Terrace prudentemente, Frauenzimmer. y
por la inclinada orilla lánguidamente, sus pies planos hundiéndose en la arena sedimentada.
Como yo, como Algy, descendiendo a nuestra poderosa madre. La número uno balanceaba
patosamente su bolso de matrona, el paraguón de la otra hurgaba en la arena. Del
barrio de Liberties, día de paseo. Mrs. Florence MacCabe, viuda del extinto Patk MacCabe,
sinceramente llorado, de Bride Street. Una de su hermandad me sacó guañiendo a la
vida. Creación desde la nada. ¿Qué tiene en el bolso? Un engendro con el cordón umbilical
arrastrando, amorrado en paño bermejo. El cordón de todos enlaza con el pasado, cable
cabitrenzado de toda carne. Por eso los monjes místicos. ¿Querríais ser como dioses?
Miraos vuestro omphalos.

Estos razonamientos teológicos sobre Adán y Eva parecen haber sido escritos bajo el influjo de una droga.


Esposa y compañera de Adán Kadmon: Heva, Eva desnuda. Ella no tenía ombligo. Mirad.
Vientre sin mácula, bien abombado, broquel de tensa vitela, no, grano blanquiamontonado
naciente e inmortal, que existe desde siempre y por siempre. Entrañas de pecado.
Entrañado en la oscuridad pecaminosa estuve yo también, concebido no engendrado.
Por ellos, el hombre con mi voz y mis ojos y una mujer fantasmal de aliento a cenizas. Se
ayuntaron y desjuntaron, cumplieron la voluntad del apareador. Desde antes de los tiempos
Él me dispuso y ahora no puede disponer lo contrario ni nunca. Una lex eterna Le
atenaza. ¿Es ésa pues la divina sustancia en la que el Padre y el Hijo son consustanciales?
¿Dónde está el pobre de Arrio para meterse dentro y ver qué pasa? Guerreando de por
vida por la contransmagnificandjudeogolpancialidad. ¡Aciago heresiarca malogrado! En
un excusado griego exhaló su último suspiro: euthanasia.




avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Lun Jul 02, 2018 7:04 pm

Con mitra de abalorios y con báculo, instalado en su trono, viudo de una sede viuda, con omophonon envarado, con posaderas aglutinadas.
Los vientos potreaban a su alrededor, vientos cortantes y apasionados. Llegan, las olas.
Los hipocampos crestiblancos, tascando, embridados en fúlgidos céfiros, los corceles de Mananaan.


Es difícil entender lo anterior (corceles de Mananaan) si no se sabe de religión celta. Veamos:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Manannan (o Mannawydan) ab Llyr (hijo de Llyr), personaje mitológico irlandés. Es un integrante de los Tuatha Dé Dannann. Es un poderoso mago, dueño de un casco flameante que encandila a sus enemigos, una coraza invulnerable, un manto de invisibilidad, una nave que surca el mar sin remos ni velas y una espada llamada Fragarach que entre sus muchas cualidades es capaz de cortar cualquier armadura y controlar el viento. Nativo de la Isla de Man, que toma su nombre de él; allí aún pueden verse las ruinas de las que se supone su gigantesca tumba, cerca del castillo de Peel.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Luego se reproducen los pensamientos del protagonista.

No debo olvidar su carta para la prensa. ¿Y después? El Ship, doce y media. Por cierto
lleva cuidado con ese dinero como buen joven imbécil. Sí, debo hacerlo.


Luego describe su llegada a una casa.

Tiro de la campana resollante de la casita cerrada: y espero. Me toman por un cobrador,
escudriñan desde un punto estratégico.
-Es Stephen, señor.
-Déjalo entrar. Deja entrar a Stephen.
Un cerrojo que se descorre y Walter me da la bienvenida


Zurea compases del aria di sortita de Ferrando. El número más grandioso, Stephen, de
toda la ópera.


Pero investiguemos en las anotaciones a la obra de Wikipedia.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Ferrando's aria di sortita (Italian) Sortita is a musical term for a principal singer's first entrance in an opera; an aria di sortita is the song the character sings when he makes his first appearance. Di due figli vivea (Of two sons there lived) is the aria di sortita of Ferrando, the Count of Luna's captain of the guard, in Verdi's Il Trovatore.[4] The aria is preceded by a recitative, which opens with the words All'erta! All'erta (On guard! On guard!).

Escuchémosla nosotros.



avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Sáb Jul 07, 2018 8:30 pm


PÁG. 30

Este párrafo es difícil, aunque me gusta la prosa: "la melena espumante a la Luna, los globos de los ojos estrellas".


Casas de desolación, la mía, la suya y todas. Le contaste a los hijos de papá de Clongowes
que tenías un tío juez y un tío general en el ejército. Apártate de ellos, Stephen. La
belleza no está ahí. Ni en la estancada nave central de la biblioteca Marsh donde leíste las
profecías olvidadas del abate Joaquín. ¿Para quién? La plebe centicéfala del recinto catedralicio.
Un aborrecedor de su especie se alejó corriendo de ellos hacia el bosque de la
locura, la melena espumante a la luna, los globos de los ojos estrellas. Houyhiihmn, caballollar.
Las ovales caras equinas, Temple, Buck Mulligan, Astuto Campbell, Carichupados.
Padre abate, deán furioso ¿qué ofensa inflamó sus cerebros? ¡Plafl Descende, calve,
ut ne amplius decalveris. Una guirlanda de cabellos grises en su cabeza conminada
contempladle a mí bajando a gatas hacia la grada (descende), empuñando una custodia,
ojos de basilisco. ¡Bájate, cholicalvo!

Luego vienen críticas a la religión, a los clérigos.

Un coro devuelve las amenazas y el eco asistiendo
alrededor de los lados del altar, el latín gruñón de los clerigallas que se mueven corpulentos
dentro de sus albas, tonsurados y ungidos y capados, gordos con la flor de los granos
de trigo.
Y en el mismo instante quizá un sacerdote a la vuelta de la esquina la esté elevando.
¡Tilintilín! Y dos calles más abajo otro la esté guardando en una píxide. ¡Tilantilín! Y en
una capilla de Nuestra Señora otro está tomando la comunión él solo a dos carrillos. ¡Tilintilín!
Abajo, arriba, al frente, atrás. Dan Occam ya pensó en eso, doctor invencible.
Una brumosa mañana inglesa el trasgo hipostático le hizo cosquillas en el cerebro. Al bajar
la hostia y arrodillarse oyó ligada con su segunda campana la primera campana del
transepto (él está elevando la suya) y, al levantarse, oyó (ahora yo estoy elevando) sus
dos campanas (se arrodilla) en floreado diptongo.

Y se aborda el tema del fariseísmo:

Primo Stephen, nunca serás un santo. Isla de santos. Eras tremendamente piadoso ¿no?
Le pedías a la Virgen Bendita para que no se te pusiera la nariz roja. Le rezabas al diablo
en Serpentine Avenue para que la viuda rechoncha de enfrente se remangara las faldas
aún más por la calle mojada. ¡O si, certo! Vende tu alma por eso, hazlo, harapos teñidos
prendidos sobre una guancha. ¡Más dime, más aún! En el segundo piso del tranvía de
Howth solo gritándole a la lluvia: ¡Mujeres desnudas! ¡Mujeres desnudas!¿ Qué te parece
eso, eh?

Aquí como que recuerda intentos de ser escritor:

parece
eso, eh?
¿Qué te parece qué? ¿Para qué si no se inventaron?
Conque leyendo dos páginas de siete libros distintos cada noche ¿eh? Era joven. Te inclinabas
ante ti delante del espejo, dando un paso al frente para recibir los aplausos formalmente,
cara insólita. ¡Viva el maldito idiota! ¡Viva! Nadie lo vio: no se lo cuentes a
nadie. Libros que ibas a escribir con letras por título. ¿Ha leído usted su F? Sí, sí, pero
prefiero Q Sí, pero W es maravilloso. Sí, sí. W. ¿Recuerdas tus epifanías escritas en verdes
hojas ovales, profundamente profundas, copias que habrían de ser enviadas si murieras
a todas las grandes bibliotecas del mundo, incluyendo la de Alejandría? Alguien
habría de leerlas allí pasados unos cuantos miles de años, un mahamanvantara. Como Pico
della Mirandola. Sí, muy parecido a una ballena. Cuando uno lee estas extrañas páginas
de alguien que ha desaparecido hace tiempo uno siente que uno está con uno junto a
uno que una vez ......


avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Vie Jul 20, 2018 5:30 pm

PÁG. 31


Qué libro tan farragoso es éste.

Aquí hablan de andar en la playa.

La arena granulosa había desaparecido bajo sus pies. Sus botas pisaban de nuevo un
húmedo recrujiente sámago, conchas de navajas, guijarros rechinantes, que rompe contra
los innúmeros guijarros, madera tamizada por la taraza, Armada perdida. Llanadas de
arenas malsanas acechaban para tragarse sus pisadas, exhalando un aliento pestilente, un
fardo de algas se abrasaba con fuego marino bajo un muladar de cenizas humanas. Los
bordeó, andando cautelosamente. Una botella de cerveza negra de pie, embarrancada hasta
la cintura, en la pastosa masa de arena. Un centinela: isla de sed espantosa. Aros rotos
en la playa; tierra adentro un laberinto de oscuras y tortuosas redes; más allá puertas traseras
pintarrajeadas con tiza y en la parte más alta de la playa un tendedero con dos camisas
crucificadas. Ringsend: aduar de tostados timoneles y patrones de barcos. Cáscaras
humanas.

Luego brincan a textos en francés.

Patrice, en casa de permiso, se relamía con la leche cálida conmigo en el bar MacMahon.
Hijo del ganso salvaje, Kevin Egan de París. Padre un pajarraco, él se relamía la
dulce lait chaud con tiema lengua sonrosada, cara oronda de conejillo. Lame, lapin. Espera
ganar la gros lots. Sobre la naturaleza de la mujer leyó en Michelet. Pero tiene que
enviarme La Vie de Jésus de M. Léo Taxil. Prestada a su amigo.
-C’est tordant, vous savez. Moi, je suis socialiste. Je ne crois pas en l existence de
Dieu. Faut pas le dire à mon père.

Y finalmente se habla de ideas homicidas.

Orgullosamente andando. ¿A quién intentabas imitar andando? Lo olvido: un desposeído.
Con el giro de madre, ocho chelines, la puerta batiente de la estafeta de correos con la
que el ordenanza te da en las narices. Dolor de muelas de hambre. Encore deux minutes.
Mirar el reloj. Tengo que. Fermé ¡Hijo de perra! Dispárale hasta dejarlo hecho pizcas
sangrientas con una escopeta pun, hombre pizcas crispió paredes todos botones de latón.
Pizcas todas kjmrklak vuelven a su sitio. ¿No se ha hecho daño? Bueno, no pasa nada.
Dale un apretón de manos. ¿Ve lo que quería decir, lo ve? Bueno, no pasa nada. Aprieta
un apretón. Bueno, no pasa absolutamente nada.

En fin... Habrá que seguir leyendo a ver si luego se pone más ameno.
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Jue Jul 26, 2018 6:28 pm

PÁG. 32

Vuelven con lo de la madre y la tía.

La tía piensa que mataste a tu madre. Por eso no me deja.
Brindemos por la tía de Mulligan
y os diré simplemente la razón.
Siempre y siempre mantuvo ella el honor
de la familié completa Hannigan.
Sus pies marcharon a un repentino ritmo orgulloso por los surcos de arena, a lo largo de
los cantizales del muro sur. Los miró orgullosamente, apilados cráneos de mamut petrificados.
Luz dorada sobre mar, sobre arena, sobre cantizales. El sol está ahí, los gráciles
árboles, las casas limón.

Ésta es su descripción del amanecer en París.

París despierta en carne viva, luz de sol cruda en sus calles limón. Húmeda miga de los
chuscos, el ajenjo verderrana, su incienso matinal, cortejan el aire. Belluomo abandona el
lecho de la mujer del amante de su mujer, el ama de casa pañoletada trajinando, con un
platillo de ácido acético en la mano. En casa Rodot, Yvonne y Madeleine rehacen su belleza
desarreglada, destrozando con dientes de oro chaussons de hojaldre, sus bocas amarillentas
con el pus del flan breton. Caras de parisinos pasan, sus patillas complacidas,
acaracolados conquistadores.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Eres el hijo de tu padre. Conozco la voz.
Su camisa de cotón, sanguifloreada, hace temblar los machos con los secretos de él. M.
Drumont, periodista famoso, Drumont ¿sabes cómo llamaba a la reina Victoria? Vieja
tarasca de dientes amarillos. Vieille ogresse con los dents jaunes.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Jue Ago 02, 2018 5:02 pm



Siguen textos farragosos, plagados de locuciones en francés.


En el bullicioso Parí se esconde, Egan de París,
no buscado por nadie salvo por mí. Recorriendo su viacrucis diario, la cutre imprenta portátil,
sus tres tabernas, el cubil en Montmartre donde duerme una noche corta, rue de la
Goutte-d'Or ,damasquinado con las caras en descomposición de los que se han ido. Sin
amor, sin patria, sin mujer. Ella está bien cómoda y a gusto sin su hombre proscrito, señora
de la rue Git-le-Coeur, canario y dos huéspedes tiarrones. Mejillas de melocotón, falda
de cebra, retozona como la de una jovencita. Desdeñado y esperanzado. Dile a Pat que
me viste ¿quieres? Una vez quise encontrarle un trabajo al bueno de Pat. Mon fils, soldado
de Francia. Le enseñé a cantar Los chicos de Kilkenny son recios jóvenes bramantes.
¿Conoces ese viejo romance? Se lo enseñé a Patrice. La vieja Kilkenny: San Canico, el
castillo de Strongbow sobre el Nore. Dice así. Oh, Oh. Me coge, Napper Tandy, de la
mano.

Ésta es la rue Git-le-Coeur, tras una inundación en 1910.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Así es en la época moderna.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Se había acercado a la orilla del mar y la arena mojada le azotaba las botas. El aire fresco
le daba la bienvenida, pulsando cuerdas salvajes, viento de aire salvaje de semillas de
claridad. Vaya, no me dirijo al barcofaro de Kish ¿no es así? Se paró repentinamente, los
pies empezando a hundirse lentamente en la tierra palpitante. Vuelve.
Volviéndose, pasó la vista por la orilla al sur, los pies hundiéndose de nuevo lentamente
en nuevos hoyos. La fría estancia abovedada de la torre espera. Por entre las saeteras los
haces de luz se mueven por siempre, lentamente por siempre mientras los pies se me
hunden, arrastrándose hacia el anochecer por el suelo esférico. Oscurecer azul, caída de la
noche, noche de azul profundo. En la oscuridad de la bóveda esperan, sus sillas ladeadas,
mi maleta obelisco, junto a una mesa de platos abandonados.

Así pues en las vigilias de la medianoche de luna recorro el sendero sobre las rocas, en plateado oscuro, escuchando la incitadora pleamar de Elsinore. escribió:

Elsinor es una ciudad portuaria de Dinamarca.

La pleamar es el fin del movimiento creciente de la marea, cuando el agua alcanza su nivel más alto.

La pleamar me sigue. La veo subir desde aquí. Regresa entonces por el camino de
Poolbeg hasta la playa allí. Trepó por los juncos y algas anguiformes y se sentó sobre un
poyete de roca, apoyando la vara de fresno en una hendidura.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Un coche ensablé llamaba Louis Veuillot a la prosa de
Gautier.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Louis Veuillot fue un periodista francés nacido en 1813 y muerto en 1883. Precoz y autodidacta (a los 17 años publicó sus primeros artículos), dedicó todos sus esfuerzos a la defensa del catolicismo ultramontanista francés y del dogma de la Infalibilidad papal. Es el único laico no canonizado de la historia de la Iglesia católica cuyo aniversario de nacimiento ha sido recordado por una carta pontificia, "Elogio del periodista cristiano" del Papa Pío X.



avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por rubmir el Lun Ago 06, 2018 6:23 pm

PÁG. 34

Describe a un perro.

Un punto, perro vivo, fue tomando forma a lo lejos corriendo a todo lo ancho de la arena.
Dios ¿me va a atacar? Respeta su libertad. No serás el dueño de otros ni tampoco su
esclavo. Tengo el palo. Atento. Más lejos, andando hacia la playa desde la marea encrespada,
figuras, dos. Las dos marías. Lo han escondido bien entre la anea. Cucu trás. Te
veo. No, el perro. Vuelve corriendo hacia ellas. ¿Quién?



Las galeras de los Lochlanns se lanzaban aquí a varar, en busca de rapiña, las sanguinolentas
proas picudas cabalgando la resaca sobre olas de peltre fundido. Daneses vilángos,
torces de hachas relucientes sobre el pecho cuando Malachi ciñó el collar de oro. Un banco
de balénidos embancados en el caluroso mediodía, espurreando, renqueando en los
bajíos. Entonces desde la hambrienta ciudad alcahaz una horda de enanos en jubones, mi
gente, con cuchillos para desollar, corriendo, descamando, troceando en pedazos la grasienta
carne verde de ballena.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Lochlann, también Laithlind o Lothlend, es un reino de la [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] que aparece en algunos [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] y otros escritos contemporáneos y que algunos historiadores han identificado como [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], aunque el argumento no está aceptado universalmente.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Notemos la prosa del autor cuando describe al perro en las olas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



El perro de ellos amblaba por un banco de arena que se achicaba, trotando, husmeando
por todas partes. Buscando algo perdido en una vida anterior. Repentinamente salió corriendo
como una liebre saltarina, las orejas echadas atrás, persiguiendo la sombra de una
gaviota en vuelo raso. El silbido agudo del hombre llegó a sus orejas lacias. Se volvió, regresó
saltando, se acercó, trotó sobre sus patas resplandecientes. En un campo de gules
un cheurón, pasante, al natural, descomado. En la blonda del agua se detuvo con patas delanteras
tiesas, orejas apuntando al mar. El hocico alzado ladraba al ruido del mar, bandadas
de morsas marinas. Serpenteaban hasta sus patas, rizándose, desenredando muchas
crestas, cada nueve, rompiéndose, salpicando, desde lejos, desde aún más lejos, olas y
olas
avatar
rubmir
Magister Doctor
Magister Doctor

Mensajes : 3501
Fecha de inscripción : 11/11/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Leamos, pues, el "Ulises" de James Joyce

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.