El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

MONOLOGO SOBRE LA ALEGRIA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MONOLOGO SOBRE LA ALEGRIA

Mensaje por barakarlofi el Miér Sep 06, 2017 10:01 pm

MONOLOGO SOBRE LA ALEGRIA

Lo he probado, y es muy practico

Esta es la definición a un estado emocional que hoy, y como si fuera un valor en bolsa, está desvalorizada, será porque la alegría que al igual que la felicidad está compuesta por pequeñas satisfacciones, y hoy de eso, en nuestras batallas diarias, bien poco. Pero también es relativa como todo en la vida, claro, porque no es igual la satisfacción del cobro de la nomina mensual de 12.000 € largos por ejemplo del President, como la de uno en el paro, o la de un pensionista de 300 €. y pocos más. Aquí ya, y a primeros de mes, empieza uno a perder la alegría y hasta la confianza en el prójimo, de forma que al salir de la caja de ahorros la cara se te vuelve como de perro rabioso, y si a alguien se le ocurre contarte un chiste, eres capaz de asesinarlo, sobre todo si acabas de ver el telediario con las noticias de la crisis.

De ahí las caras largas, las malas maneras, las contestaciones desabridas, ect. Y es normal porque quien se escapa hoy de estar pagando una hipoteca, el prestamos del coche, tres o cuatro tarjetas Visa, que casi siempre están sin fondo, y el montón de recibos a pagar de cada mes con el trabajo en la cuerda floja del despido, mientras que el vecino que se metió a político hasta le pagan las dietas, puede trabajar en sus negocios, y hasta le sobra tiempo para acudir a lucirse a las fiestas del barrio. Y encima te dice que está trabajado para el pueblo. Antes estas vicisitudes de la vida, la recorta del abuelo dan ganas de sacarla del baúl del pueblo

Es una pena, pero no puede haber alegría en estos tiempos por mucho que se empeñen los humoristas de la tele en hacer reír al personal contándonos chistes de Lepe que parece ser es el único pueblo adonde aún no ha llegado esta epidemia de acritud permanente. Porque hasta el gremio de payasos de los circos ambulantes han desaparecido contagiados de esta tristeza. Reírse pues hoy, demostrar tu alegría en sonoras carcajadas en un sitio público, puede costarte un disgusto, y acabar recluido de por vida en un siquiátrico, y si te pones a cantar como hacían antiguamente los paletas en los andamios, y las mujeres tendiendo la ropa, entonces te pueden linchar y tirarte luego a las vías del Metro sin ninguna contemplación. Hay mucha rabia contenida, sobre todo cuando los banqueros y los políticos aparecen en la tele sonriendo como diciendo “joderos paganinis” porque somos una etnia que no se extinguirá nunca, y en los paraísos fiscales tenemos nuestra recompensa. Y ya no digamos gastar una broma por ejemplo al amargado personal de cualquier centro médico, a la que su amargura de siempre se le ha unido la reducción salarial del 5%, del recorte bananero. Los especialistas,, algunos, parecen que en vez de preguntarte, cuando te visitan te hacen un interrogatorio a estilo G. Civil, y si les dices . .-estos días me encuentro mucho mejor,.-
y el de la cara de palo te con bata blanca te dice.
.- Entonces para que ha venido”.-

Así con esa gracia medica que le caracteriza. No todos son así claro que no, pero la amargura se ha extendido como una mancha de petróleo en una playa por entre las batas blancas. Y hasta es raro que te hablen en las consultas, si porque a todos les pasa que hablan poco, más bien se expresan con gruñidos o señas, parece que como saben que las palabras de los médicos a veces curan más que las medicinas, ellos no hablan para que nos se le vayan los pacientes. Pero si vas a su consulta, a su casa. el médico ya es otro, siendo el mismo cuerpo se ha transformado, algo así como si los alienígenas lo hubieras abducido, pues entonces, no solo te hablan, si no que te dan la mano, y hasta te sonríen y todo deshaciéndose en explicaciones con una amabilidad que te sorprende, y tu mal que antes era difícil de sanar, ahora hasta tiene otra panorama. En este caso hay una alegría como de pago, como artificial, como la que viene del alcohol o esos polvillos que dicen que son milagrosos para estar alegre, y reír sin parar siete días seguidos. Tanto es así que en cualquier fiesta te haces rápidamente de amigos que te aman, te quieren como hermanos, que te lo dan todo, que se ríen como nunca, que son alegres como ellos solos, pero que a la mañana siguiente cuando te os encuentras en el autobús, cuando vas a trabajar, te gruñen los buenos días con la cara de amargado de los días laborables, Y es que la alegría, la sonrisa, la predisposición al optimismo, la llevamos como los números rojos de la cartilla de ahorros, bajo mínimos, porque parece que todo está contra esa alegría natural, y de eso también se encargan los espejos de la calle, y los de la casa porque cuando pasas por delante de un escaparate, el cuerpo que se refleja hace que te amargue mas la vida, porque aunque caminas varias horas seguidas, te bebes dos litros de agua cada día con la botella de plástico mirando al cielo, te comes una manzana y un plátano diario por aquello de las vitaminas y el Potasio que no falten, no bebes alcohol, no fumas, no vas al Bingo, te tomas los cafés con leche sin leche, sin café y con sacarina, te controlas la glucosa en sangre, el colesterol, la tensión y te matas en el gimnasio, todo para llegar bien sano a la tumba. Pero el cuerpo no responde, se niega, y ajeno a tus sacrificios, se mantiene como siempre, gordo y fofo , y con la cara de aspirante a la bronca permanente.

Pero de que nos valen todas estas artimañas para engañar a la naturaleza si España, y según leo, es el país en donde más ensayos transgénicos sobre alimentos se lleva a cabo de toda Europa, pues empezaron por transformar las moléculas de las pieles de las frutas para que resistieran el ataque y las picaduras de los parásitos, de ahí la dureza de algunas pieles como las de las uvas que son indigeribles, y han acabado por experimentar con genes de rata negra en las lechugas.

Y digo yo para mí mismo, y aunque esté yo delante ¿ y no serán estos experimentos los culpables de que haya por el mundo tanta malas caras y malos humores, porque a ver que si comemos alimentos con rastros de rata negra, que cara vamos a tener, ni que ganas de bromas, si lo que levamos siempre es ganas de morderle a alguien. O sea que para que cuidarse tanto si el mal está en lo que comemos.

Reír, reírse es todo un lujo, por eso hagamos como que nos ha tocado la primitiva porque dicen que hasta en sano y empecemos a reímos de nosotros mismos primeros, y acabemos riéndonos de todo lo demás incluyendo al cobrador de morosos que siempre y como un fiel amigo, nos espera en el portal.

Saludos
avatar
barakarlofi
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 980
Fecha de inscripción : 15/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.