El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

MI VECINO EL LOCO Nª 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MI VECINO EL LOCO Nª 4

Mensaje por barakarlofi el Miér Jul 26, 2017 7:31 pm

MI VECINO EL LOCO N. 4


A mi vecino el loco lo veo ahora muy a menudo. Parece que por alguna razón no lo recluyen en el psiquiátrico, y como a la vista está que no se toma los tranquilizantes ni los medicamentos que le recetan. Vaga todo el dia por el barrio, mal vestido, con barba de varios días, y manoteando en el aire, hablando consigo mismo, y entregado a sus misteriosas divagaciones.

Cuando lo veo desde lejos, prefiero no encontrarme con el, aunque no creo que repara en nada más que en sus propios monólogos y discusiones, además que intentar hablar con el en esas circunstancias sería como hablarle a la pared, aún así, ayer mismo me vio desde lejos y en cuatros pasos llegó hasta donde estaba, y muy al contrario de otras veces,pareció reconocerme, porque volviendo a una precaria sensatez, se quedó mirándome para decirme de golpe, repentinamente, con los ojos desorbitados y temblandole la voz de lo nervioso que estaba.

.-i Vecino, vecino, sabes que yo conocí el Mundo cuando era tan nuevo, tan reciente que las cosas todavía no tenían nombre, y había que señalarlas con el dedo para saber lo que eran ¡.-

Al momento vino a mi memoria la novela " 100 años de soledad" del gran "Gabo " y pensé que el loco en algún momento de su vida había leído esa novela. Una novela tan buena como "La Hojarasca" y las que siguieron, hasta "Noticia de un secuestro" en la que el maestro de la fantasía, y la imaginación, defrauda un poco al lector, tan acostumbrado a su rica y desbordante pluma.

El loco mientras, hablaba y hablaba, ignorante a mis pensamientos, hasta que prestando atención escuché que me decía.

.-i Vecino sabrá que yo morí un millar de veces y nunca me re encamé, sino que seguí en espíritu miles de años hasta que por fin me reencarne en este cuerpo que ahora ves. i.-

Realmente, sin saber que decirle por lo descabellado de la explicación, no pude por menos que seguir hablándole para decirle.

.-i Habrá conocido mucho mundo, y muchas gentes, en ese estado espiritual que me dice.-

.-i Haaa, claro, claro, que si. La primera vez que morí, .fue en una pelea de gladiadores. En el circo romano, yo era un gran luchador sabes, nadie podía vencerme, y de hecho .fue un león el que acabó conmigo. Después me he paseado por toda la humanidad, y he tenido la oportunidad de conocer a los humanos en sus más íntimas acciones y relaciones.-

El loco, mi vecino siguió con su verborrea sin importarle quien le escuchara ni si se le entendía

Parecía que se hablaba el mismo o que se contaba para sus adentro lo que decía, porque sin mirar a nadie hablaba y hablaba sin parar.

.-i Si, yo me dejaba llevar por la brisa y volé con las palomas por el cielo. Pasee por los parques urbanos, me mezcle con las fieras del zoológico, vi hacer el amor en lujosos hoteles y asesinar en los oscuros callejones. Yo contemplé subir a las alturas a los que mueren, y ser arrojados a los abismos ardientes a los que huían de los cielos,. Yo viví miles de muertes. Fui crucificado con los esclavos, Fui fusilado. Aplastado en el derrumbe de una mina de diamantes, y por último, cuando ya estaba aburrido de ser un aire etéreo sin destino, desesperado, visité los cementerios deseando unirme a los que descansaban en la paz de los difuntos. Pero no había forma de abandonar mi estado de apariencia irreal, así que entraba en las iglesias y rogaba a las imágenes el final de mi existencia incorpórea e inmaterial. Desesperado al fin, intenté desaparecer en un horno de fundición deseando unirme al humo que subía a las alturas, peor no lo conseguí.

.-i Hasta que un día cuando me mecía en la harapienta bandera de un barco abandonado, sentí que un remolino me arrastraba, y que con él, y a una velocidad de vértigo, entré en lo que parecía algo confortable. Una especie de calor me inundaba, y sentí algo lejano de sensación corpórea. Algo nuevo crecía dentro de mí, algo que corría llenándome de vida, mientras que el claustro en donde me encontraba empezaba a ser como algo mío. Sentí por fin como hacia siglos que no sentía mi diminuto cuerpo que crecía por momentos. Y cuando más confortable estaba, cuando me sentía dueño de mi, aquello que me rodeaba empezó a hacerse pequeño, tan pequeño qué me expulsaba y me obligaba, con una fuerza extraña a salir por algún túnel sin final. i. -
Nacía por fin, vecino, nacía de nuevo a este mundo. Fui de nuevo una persona, yo de nuevo, de nuevo estoy aquí, aquiiiiiii libre. Soy yo yooooooo. Yoooooo.i.-
Ya no hubo forma de seguir escuchándole, tanto se había metido en el papel que contaba, que se había desquiciado totalmente, y ahora no coordinaba lo que decía. Si no que fuera de si, gritaba y repetía frases incoherentes, sin sentido, totalmente desquiciado.

Lo miré con pena, pero que podía hacer yo, si no dejar que hablara y gritaba y manoteaba. Así que compadeciéndome de su incurable enfermedad, me retiré, me aleje sin mirar para atrás, y deseándole que en su interior no se diera cuenta de su locura
Rocinante.

Un día cualquiera de manicomio que no me, acuerdo
avatar
barakarlofi
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 1295
Fecha de inscripción : 15/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.