El foro Plural
Si quieres disfrutar de todos mis tutoriales, Regístrate.

EL ASESINO DE JUNTO A SU CAMA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ASESINO DE JUNTO A SU CAMA

Mensaje por barakarlofi el Jue Jul 13, 2017 10:25 pm



Hacia mucho tiempo que no veía, ni me cruzaba por al calle a mi vecino “El loco”
Y es que ahora, con la costumbre médica de mandar a casa a los enfermos para que la recuperación la hagan junto a su familia, abandonan a su suerte mental a mi vecino, de forma que lejos de recuperarse, se hunde cada día un poco mas en su marasmo imaginativo, confundiendo continuamente, lo imaginativo, con lo real, de tal forma que lejos de los cuidados de los médicos, cruza con facilidad la invisible frontera que divide la realidad con su agitado mundo interior dejándole en una especie de limbo mental que a veces no sabe en donde se encuentra.

De esa guisa me lo encontré una mañana en que su apurada señora llamaba a mi puerta, para decirme que su imprevisible marido hacia días que nos apartaba del ojo de la cerradura del armario de su cuarto. Allí, en cuclillas, me lo encontré. Estaba mi amigo y vecino como afanoso observador al interior del armario y pegado como una lapa a la puerta del mismo. Le llame con suavidad esperando con cautela su reacción a mi llamada.

.- ¡¡¡Vecino. ¡¡He¡¡¡ que hace……… se le ha perdido algo hay dentro¡¡¡.-

Como sintiendo que alguien le llamaba desde muy lejos de sus pensamientos apartó la cara de la madera para mirarme. Tenía el ojo completamente enrojecido e inflamado y su mirada parecía a la de aquellos grandes besugos hoy desaparecidos por la codicia pesquera

.-¡¡Están por todas partes…..quieren matarme vecino.¡.-

Ya estamos…. pensaba para mis adentros, me espera escuchar otra nueva y fantástica aventura...

Me lo contó con la ansiedad reflejada en la cara. Y en la mirada como una oleada de espanto que daba miedo. Me dijo que Hacia tiempo que lo sospechaba, pero que se negaba a creerlo. Primero empezó a notar que el ordenador le seguía en sus movimientos por la casa. Sentía en la piel que lo seguían continuamente. El ojo indiscreto de la cámara Web, a veces se encendía sin motivo y estando el PC apagado, pero no le daba importancia, creía que de tanta horas instalándole y destinándole programas, la maquina, aquella vieja maquina que ahora había quedado anticuada estaba un poco desajustada.

¿El porque llegó a odiarme tanto, nunca lo sabré? Me decía mi vecino amargamente

Seria porque nunca lo dejaba reposar, o porque los sistemas operativos que le daba para alimentar sus millones de bits eran "piratas" o que la había engordado artificialmente con una memoria RAM impropia para su edad. Y ya era una anciano. Aquel aparato tenía nada menos que tres años de antigüedad, que en Informática era como tener un siglo de vida. Se había quedado anticuada, desfasada y ese sentimiento de no estar al día, de sentirse cansada, de no ser tan efectiva como antes, me lo devolvía con continuos mensajes de "falta de recursos" y "colgándose" cada dos por tres, a lo que yo respondía con ataques de cólera, mal diciéndole y hasta arre dándole alguna que otra patada a su polvorienta carcasa.

Pero su venganza callada y sádica, no se haría de esperar. Parecía que esperaba el momento preciso, la oportunidad para hacerme pagar todo el desprecio a que le sometía día tras día.
La primera vez fue un mensaje sonoro y como de ultratumba que se metió por entre los auriculares. Calló la voz de Adamo cantando "Mis manos sobre tu cintura" para cecirme.

......¡¡¡¡¡¡¡Me las pagaras¡¡¡¡¡ Te acordaras de mi entupido mortal¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Pero no le di importancia estimado vecino, a lo que luego seria una pesadilla continua que me tuvo al final de esta locura que me acompaña y que últimamente me domina.
Justifiqué aquel mensaje como una interferencia de las muchas señales que como parásitos eléctricos populan por éter de la ciudad, Pero las siguientes señales o mensajes de aquella maquina malvada y asesina me pusieron en alerta, y hasta temeroso de lo que pudiera hacerme, porque era evidente que por alguna razón, aquella maquina, con su cibernética inteligencia, seguía todos mis pasos, me odiaba y haría lo posible por desquitarse.

A partir de entonces no me dejó acabar ningún escrito, ni ningún correo, a mitad de ellos, o cuando los tenía casi acabados, se desconectaba de Internet o se "colgaba" perdiendo con ello, todos mis escritos, y lo que era peor casi todas las direcciones de amistades cibernéticas. MI correo y mi carpeta de textos aparecían ahora vacíos de todo contenido, y mi mal humor creciendo por días y semanas.

La segunda señal fue peor. Como aquel engendro del demonio, me vigilaba y seguía todos mis pasos por la casa, espero a que un dia me estaba duchando para disparar el térmico general y dejarme sin luz y sin energía dentro de la ducha, y luego hasta parecía que sonreía cuando después pasé delante suya, todo enjabonado buscando el cajetin de los teles eléctricos para rearmarlos. A partir de ese dia, y aunque al ir a dormir la desconectaba totalmente de la electricidad, rara era la noche que entre sueños, cuando miraba hacia el monitor, no estuviera algún piloto encendido y algún que otro sonido que se escapaba por los altavoces.

El tremendo "calambrazo" que recibí en los siguientes días, cuando me disponía a conectar unos auriculares, me confirmó las verdaderas y malvadas intenciones de aquella maquina, y a partir de ese momento, recelaba de ella como de un perro rabioso. No dormía tranquilo junto a aquella maquina infernal que parecía tener vida propia. Podía haberme cambiado de dormitorio, pero en el fondo me negaba a creer que una simple maquina tuviera inteligencia propia. Hasta que una noche fue decisiva para que cogiera aquel PC y con rabia lo tirara a la basura. Aquella noche me había acostado muy tarde, después de haber estado muchas horas chateando. Dormía profundamente hasta que mi mascota, el gato que UD. Conoce, y que ahora esta desparecido de la casa, en sus correrías nocturnas, saltando a los pies de la cama hizo que me removiera, y al momento sentí un roce en el cuello, y en un acto involuntario me pase la mano por esa zona. ¿Que tenia alrededor del cuello? Con horror note y sentí de que el cable del enchufe del PC me estaba rodeando el cuello y empezaba a apretar. Como pude, y saltando de la cama, a manotazos pude deslliarme y soltarlo del cuello. Aun así el cable había empezado a apretarse, y ya me había dejado una marca rojiza en la piel.

A partir de ese momento, a patadas saqué la computadora de la casa y cuando la arroje con furia al contenedor de la basura, la maldije, y solo me marché de allí, después de asegurarme que de ella solo quedaban trozos sueltos de chatarra.

Rocinante 06/06/20xx (Todos los derechos reservados)
avatar
barakarlofi
Veterano Plus
Veterano Plus

Mensajes : 968
Fecha de inscripción : 15/05/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.